Por Diego Aspillaga
13 enero, 2020

Si bien los australianos han rogado por precipitaciones que terminen con la tragedia, la tormenta que se avecina parece traer más agua de lo que habían pedido y podría provocar terribles deslizamientos de tierra.

Australia necesita un respiro.

Pixabay

Desde septiembre, las altas temperaturas, las graves sequías y la irresponsabilidad humana han provocado catastróficos incendios forestales de una magnitud nunca antes vista.

Casas destruidas, miles de personas desplazadas y más de mil millones de animales muertos ha sido el triste saldo de una crisis que aún sigue causando estragos y que no parece tener fin.

Getty

Luego de meses luchando y a pesar de recibir mucha ayuda de todas partes del mundo, los australianos ya no saben que hacer para salir adelante, por lo que su última esperanza es rezar para que la madre naturaleza les envíe una solución, una lluvia que apague las llamas, riegue sus bosques y termine con el infierno que están viviendo.

Bueno, parece que sus plegarias han sido escuchadas. Según la oficina de Meteorología de Australia, una gran tormenta se acerca a sus costas para terminar con la tragedia y rescatar lo poco que queda en pie.

Pixabay

«Si esta lluvia se concreta, contará como nuestro regalo de navidad, cumpleaños, compromiso, aniversario, boda y graduación al mismo tiempo. A cruzar los dedos», escribieron desde el Departamento Rural de Bomberos de Australia. 

@NSWRFS

Y bien los ciudadanos, bomberos y animales de Australia esperan con ansias estas aguas, los expertos advierten que esta bendición, desgraciadamente, podría cambiar un problema por otro. 

Esto porque la tormenta viene cargada con tal cantidad de lluvias que es probable que se produzcan fuertes aluviones y deslizamientos de tierra debido a que ya no hay flora que controle el agua. 

Pixabay

Según los expertos, se espera la caída de cerca de 25 mm en ciertas áreas durante días, lo que ciertamente apagará las llamas pero también traerá complicaciones para las que los australianos tienen que estar preparados.

«Estamos viendo un par de días seguidos de algunas lluvias y tormentas eléctricas, algunas de las cuales pueden producir una acumulación significativa durante esos dos días», dijo al respecto la meteoróloga Gabrielle Woodhouse.

«Será bastante bienvenido, pero hay algunos peligros y riesgos adicionales asociados con la tormenta, ya que el paisaje es bastante vulnerable con el daño del fuego. Hemos perdido muchas vegetaciones y existe el riesgo de derrumbes», advirtió.

Pixabay

A pesar de la cantidad de lluvia que experimentarán, el jefe de los Bomberos de Australia, Anthony Bradsheet, afirmó que no todos los incendios podrán ser controlados. La lluvia, eso sí, les permitirá extinguir definitivamente la mayoría de los focos activos y destinar más personal a las zonas que no se extingan después de la tormenta.

«Mirando hacia el futuro, todavía hay muchos arbustos para quemar y mucho verano por recorrer», dijo en una advertencia de que la temporada de incendios estaba lejos de terminar.

Getty

«Es importante recordar no ser complaciente ya que todavía quedan algunos meses de la temporada de incendios forestales y bosques que aún no se han quemado», agregó.

Australia rezó por lluvias que los ayuden a controlar los incendios y sus plegarias fueron escuchadas con creces. Esperamos que los daños provocados por la tormenta no sean peores que los causados por las llamas.

Pixabay

Si deseas ayudar a combatir el fuego en Australia o salvar animales afectados por las llamas, puedes donar a las siguientes organizaciones:

Hospital de #koalas en Port Macquarie

Hospital de la #fauna #silvestre de Currubin

CFS #volunteer #firefighters

Australian #Koala Foundation

Australia nos necesita.

Puede interesarte