Por Fernanda Peña
20 Marzo, 2017

“Árbitro, árbitro, mira lo que pasa detrás de ti”.

Lo que parecía ser un día deportivo como cualquier otro en Mallorca (España) terminó en una disputa a golpes entre los padres de familia que asistían a ver jugar una final de categoría infantil, entre el Unió Esportiva Alaró y el Collerense.

Según los testigos, el evento al interior del Club del Alaró se volvió batalla campal cuando uno de los niños jugadores cometió una falta que no les pareció bien sancionada. Los asistentes perdieron el control y el árbitro se vio obligado a suspender la jornada.

Niños de 12 años y adultos se vieron inmersos en una disputa incontrolable de insultos, puñetazos y patadas, que no cesaron hasta que la Policía local intervino.

Una de las asistentes al juego, grabó el episodio mientras hacía un llamado al autocontrol, porque había niños y ese no era el ejemplo que merecían.

El lamentable episodio terminó con siete denuncias por “lesiones”, que serán investigadas. También la Comisión Antiviolencia de la Federación de Fútbol, manifestó que denunciará el bochornoso episodio ante el Tribunal Superior de Justicia Illes Balears.

El Club Alaró, divulgó un comunicado en el que lamentó que la violencia siga deteriorando el fútbol. De momento ambos equipos deciden las sanciones que aplicarán a los implicados.

Por favor, recordemos que el fútbol es sólo un juego. El propósito no es otro que divertirse.

Te puede interesar