Por Diego Cid
23 mayo, 2017

Le pedían que tuviera un desorden alimenticio para desfilar

Es una realidad que solemos ignorar, pero la industria de la moda suele tener estándares bastante exigentes e incluso obsesivos respecto al peso y figura que deben tener los y las modelos. Se suele buscar la extrema delgadez en vez de promover los cuerpos saludables, lo que, lamentablemente, mucha gente joven tenderá a imitar al creer que es lo que la sociedad considera “atractivo”. 

Esa obsesión se vio más que reflejada en el caso de Ulrikke Hoyer, una modelos danesa de 20 años que fue despedida de un desfile de Louis Vuitton porque era demasiado gorda. Demasiado gorda según ellos, pues su talla está entre 32-34. Por si fuera poco, los agentes de casting le habían dicho que “sólo debía beber agua por las siguientes 24 horas” con tal de poder probar los vestidos. De todas formas, nunca llegó a probárselos, pues el despido sucedió antes que eso. Antes de seguir, saca tus propias conclusiones. Ésta es Ulrikke:

#laorange

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

Ulrikke “Demasiado Gorda” Hoyer, para la industria del modelaje.

Tuesday morning throwback #icantfindthisscarfffffff#gone#tuesday#mirning#work#tb#astalavista

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

“Estómago demasiado hinchado”, “cara demasiado hinchada”. Así es como definieron a Ulrikke, que claramente es bastante delgada y no representa en absoluto los calificativos que usan en contra de ella.

Lo peor es que intentaran pedirle que se muriese de hambre con tal de poder probarle los vestidos. ¿Qué clase de límites ha alcanzado la industria para hacer ese tipo de requerimientos a las jovencitas? Ulrikke aprovechó de contar toda su verdad en una publicación de Instagram, con el fin de generar consciencia acerca de esta situación y a lo que se someten algunas jóvenes que quieren pertenecer al mundo del modelaje.

I just returned from Tokyo/Japan, where Louis Vuitton held a beautiful cruise show in Kyoto, I just never made it to Kyoto cause I was canceled for the show due to being ‘too big’. (I’m a size 34-36) Ashley Brokaw’s caster Alexia had said that there had been some problems during the fitting. According to her I had “a very bloated stomach”, “bloated face”, and urged me to starve myself with this statement “Ulrikke needs to drink only water for the next 24 hours”. I was shocked when I heard it. I woke up at 2am and was extremely hungry. The breakfast started at 6:30am – I had the absolute minimum. I was afraid to meet Alexia so my luck she didn’t arrive until 8am, when my plate was taken off the table. She said good morning to me and the other girls and looked at me, then down on my non-existent plate and up at me again. She was checking if I had been eating food. At 7pm my mother agent from Denmark called my to tell the sad news that Louis Vuitton had chosen to cancel me from the show without the refitting and that I was going to be sent back home. Not only did I have a belly, my face was puffy now also my back was a problem. I am glad I’m 20 years old with an elite sports background and not a 15 year old girl, who are new to this and unsure about herself, because I have no doubt that I would then have ended up very sick and scarred long into my adult life. TO READ THE FULL STORY CLICK IN MY BIO!!!!!!! #LVCruise2018 #mistreatmentofmodels #AshleyBrokaw #thefutureisfemale #sowhyeatingdisorders #youknowitstrue #shareifyoucare #jamespscully

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

“Acabo de volver de Tokyo, Japón, donde Louis Vuitton realizó una hermosa presentación en un crucero en Kyoto, pero nunca logré llegar ahí porque me despidieron por ser ‘demasiado gorda’. (Soy talla 34-36) Alexia, que hacía el casting para Ashley Brokaw, dijo que hubo algunos problemas durante la prueba de vestuario. Según ella, Yo tenía un ‘estómago muy hinchado’, ‘cara hinchada’ y dijo que yo debía morir de hambre con esta declaración: ‘Ulrikke necesita tomar sólo agua durante las próximas 24 horas’. Estaba impactada cuando lo escuche”.

New polasssss @2pm_models @dutihue #nyccomingup

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

“Me levanté a las 2 de la mañana y estaba extremadamente hambrienta. El desayuno comenzó a las 6:30 a.m. -y comí lo mínimo. Tenía miedo de que me viera Alexia y por suerte mía ella no llegó hasta las 8 a.m., cuando ya habían retirado mi plato de la mesa. Ella me dijo buenos días a mí y a las demás y me miró. Estaba revisando si yo había comido”.

Last show in NY @marchesafashion @sb_cast @hotchowchow ✨ #marchesa#show#nyfw#aw17#offtolondon#excited#flymode

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

“A las 7, en la tarde, mi agente principal en Dinamarca me llamó para entregarme las tristes noticias de que Louis Vuitton había decidido despedirme de la presentación sin la prueba de vestuario y que me iban a enviar de vuelta a casa. No era sólo el estómago, sino que mi cara estaba grande y también tenía un problema con mi espalda”.

Backstage moment just before @blumarine!! Thank you @amcasting @duffy_duffy @petros_petrohilos

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

“Estoy feliz de que tengo 20 años con un pasado de deportista de élite y no soy una pequeña de 15 años, que son nuevas en este mundo e inseguras de sí mismas, porque no tengo dudas que de haber sido así habría terminado muy enferma y marcada por el resto de mi vida adulta”.

Bare legs warmer days #hownice

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

“También sé que las demandas y expectaciones que se le dan a las modelos de alta moda en la industria son difíciles de alcanzar y hacen un daño directo al cuerpo humano. No puedo aceptar la normalidad con que la gente trata este tipo de comportamiento. Encuentran el placer en tener el poder sobre las chicas jóvenes e irán hasta el extremo de forzarte un desorden alimenticio”.

And now I need a sweater #sweaterweather

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

Las cosas no quedaron así, pues Ashley Brokaw decidió responder a la polémica que ahora rodea a la figura de Ulrikke Hoyer y el desfile de Louis Vuitton. Para ella, todo ha sido un desafortunado y gran malentendido.

“Antes de que llegara a la prueba de vestuario se nos informó que tenía 92 centímetros de cadera.. A las dos semanas y por los motivos que fueran, el abrigo no le entró bien. En ese momento no teníamos muchas opciones que hacer, no se podía hacer todo de nuevo y no habían más opciones. Probamos, pero no le quedaban. La situación fue abrumadora. Respecto a beber agua, se le dijo a todas las modelos que hicieran eso en vez de Coca-Cola o alcohol para evitar problemas con el jet-lag y la deshidratación. No le diríamos nunca a nadie que se quedara sin comer, no es cierto”.

Ashley Brokaw.

 

Aún queda saber qué otros antecedentes saldrán a la luz para este caso, pero lo cierto es que no es la primera vez (y probablemente tampoco la última) en que este tipo de polémicas se desatan en el mundo del modelaje. No es un problema el querer participar en la industria, en lo absoluto, lo delicado es cuando la salud se pone en riesgo con tal de medir unos cuántos centímetros menos y cómo esto puede trasmitirse como ejemplo hacia las demás personas, especialmente más jóvenes.

Puede interesarte