Por Javiera González Ruiz
24 octubre, 2018

A su regreso, los esperaba la policía. Ahora los llaman los peores ladrones de Bélgica.

Robar suele ser una práctica bastante planeada. La mayoría de los ladrones se prepara para cometer el delito, ya que evitan como sea ser atrapados por la policía, ya que existe una alta posibilidad de quedar tras las rejas si la justicia así lo determina. Por eso suelen ser bastante precavidos.

Aunque como en el mundo hay de todo, también hay algunos que son un poco más improvisados… y por ende, es más probable que los descubran.

Tal como sucedió en Bélgica, cuando una banda de ladrones -seguramente primerizos- intentó intimidar al dueño de una tienda de cigarrillos en Didier para que les entregara todo el dinero que había recaudado durante el día, pero como aún era temprano y no había vendido demasiado, casi no había recolectado ganancias.

BBC

Por 14 largos minutos se quedaron en la tienda, viendo qué podían robar, pero finalmente el dueño intentó ser amigable con ellos y les sugirió que volvieran durante la noche, pues ahí tendría mucho más dinero para entregarles. Así que los jóvenes se fueron sin nada entre las manos.

Apenas desaparecieron de su vista, llamó a la policía para informarles, pero ellos no creyeron que volverían.

Sin embargo, según contó el dueño a los medios locales, a las 17:30 uno de los individuos regresó, pero él le aseguró que mejor regresara más tarde, pues aún no era el cierre del negocio.

Y tal como les dijo, obedientes, regresaron a las 18:30, confiando plenamente en las palabras del hombre. 

Pixabay (Imagen referencial)

Pero como la policía ya estaba enterada de que habían vuelto una vez antes, ya estaban en la parte trasera de la tienda listos para atraparlos… así que apenas fueron alertados, detuvieron a los cinco hombres, incluyendo a un menor de edad.

“Es como si fuera una comedia. Están siendo llamados los peores ladrones en Bélgica“, dijo el dueño a la BBC por teléfono.

Puede interesarte