Por Alvaro Valenzuela
29 noviembre, 2016

Al tipo había le habían amputado una pierna y andaba en silla de ruedas.

Un adicto al juego intentó sofocar a su esposa enferma para robarle a ella y a su suegra un botín de 20 mil libras esterlinas. Pero a pesar de todo se le perdonó la ida a la cárcel. Douglas Miller, de Inglaterra, sostuvo una almohada sobre la cabeza de su mujer para ahogarla pero luego lo negó todo: “Yo no he hecho nada y no seré acusado de nada”, dijo.

Según reportó el diario local Mirror, Miller habría presionado la cabeza de su esposa con la almohada fuertemente y recién la liberó cuando su perro le lamió la mano. El hombre de 45 años, que perdió una pierna en un accidente automovilístico, le habría robado a su esposa con esclerósis multiple y a su anciana suegra, quién sufre demencia senil, para poder calmar su adicción a las máquinas de juego. Él era el cuidador a tiempo completo de su esposa pero su ambición lo traicionó.

ad_227314842-e1480367165282-2
Glen Minikin

La fiscal a cargo del caso, Rosalind Scott-Bell, dijo en la audiencia que durante el ataque la mujer intentó gritar pero no pudo. Luego se descubrió que Miller había robado dinero de una cuenta bancaria de su esposa y de otra a nombre de su suegra.

La esposa, que se está divorciando del hombre, declaró: “He vivido una mentira por los últimos 20 años”. Dijo sentirse traicionada. “Es despreciable e imperdonable que trate a una mujer con demencia así. Mi vida con él ha terminado”, agregó.

 

El abogado defensor, Tony Davis, intentó mitigar todo el hecho y dijo que su cliente quería disculparse con las víctimas. “Este es un hombre que ha dedicado su vida al cuidado de su esposa. Esto representa un abuso de confianza y su último castigo es que ha perdido a su esposa, su casa…”.

pa-11809538-2
PA

Miller originalmente había sido acusado de intento de asesinato pero luego el cargo se cambió a un asalto común tras el accidente automovilístico que le dejó sin una pierna.

El juez Stephen Ashurst dijo que los robos fueron algo vergonzoso pero vio todo con una mirada misericordiosa y le dio sólo una sentencia de dos años al tipo. “Me parece que en este caso los acontecimientos han superado su criminalidad. “Esta es la sentencia correcta para entregarle a usted un grado de misericordia”, dijo el juez en la audiencia.

 

Te puede interesar