Por Vicente Quijada
8 noviembre, 2018

Después del encuentro, Guardiola afirmó que sabían que no era, pero aún así lo justificó con un error que cometieron en contra del City en el torneo pasado y exigió el VAR.

Corría el minuto 22′ en el Etihad Stadium y, considerando que el marcador ya lucía el 1-0 a favor de los locales y la diferencia de planteles, la goleada era inminente. Sin embargo, Raheem Sterling protagonizó una acción que no sólo ensució el brillante partido del Manchester City -que goleó 6-0 al Shaktar-, sino que además dará que hablar en el futuro, poniendo en entredicho la ausencia del VAR en la competencia europea. 

Pase largo que encuentra al inglés en buena posición para encarar desde la izquierda. El “7” se perfila y, en un ademán de patear al arco, le pega al césped y tropieza clamorosamente. Los defensas, ni de cerca, pero el juez Viktor Kassai señala la pena máxima, generando la sorpresa y los reclamos de los jugadores visitantes. Nadie lo podía creer, ni el mismo Raheem.

Aún así, Gabriel Jesús tomó el balón y convirtió en gol uno de los penales más inexistentes que hayamos tenido la -mala- suerte de ver en la Champions League. Y en cualquier otro torneo, en realidad.

Para más remate, el extremo desconoció lo sucedido al finalizar el encuentro. “Fui a golpear el balón y no sé que pasó. No noté que le diera. Se escapó la pelota. Le pido disculpas al árbitro”, exclamó, alegando inocencia.

 

PA

Pero, por honor a la verdad, Sterling fue el único “ciudadano” que no advirtió el curioso incidente. “Al momento nos dimos cuenta de que no había sido penalti. Podría habérselo dicho al árbitro”, declaró Pep Guardiola durante la conferencia posterior. Sin embargo, el catalán justificó el cobro -y posterior anotación- en que antes, durante la Champions 17/18, se había perjudicado a su elenco en una situación similar. 

“La temporada pasada, James Milner del Liverpool podría haber dicho que su pase en el segundo gol del minuto 44 era un gol legal. Podría haberlo hecho pero Mateu Lahoz no quiso conceder ese gol”, replicó el entrenador, en referencia al tanto que pudo significar el 2-0 del City en aquellos reñidos cuartos de final.

En esa misma línea, Pep no quiso influir en la decisión que tomara Gabriel Jesús a la hora de ejecutar el penal. “Yo nunca le diría eso -que pateara a las manos del portero-. Pero soy joven, puedo aprender”, ironizó el DT.

Aún así, el estratega está consciente de lo necesario que es el vídeo arbitraje en la competición. “Los árbitros deben ser ayudados con el VAR porque ellos quieren hacer un buen papel, no quieren cometer errores. El juego hoy es más rápido, los jugadores son más hábiles y por eso hay que ayudar a los árbitros. Al final solamente lleva tres, cuatro o 10 segundos que alguien avise que no es penal y todo sigue”, exclamó, exigiendo la incorporación del sistema a los torneos UEFA.

Algo que ocurrirá a partir de la próxima Champions League. Mientras tanto, esperemos no ver más “accidentes” como el de ayer.

 

Puede interesarte