Por Catalina Yob
13 diciembre, 2017

La mujer de 34 años sometió a su hijo de tan sólo 8 años a 13 cirugías y a 323 visitas al hospital, afirmando que padecía de un cáncer terminal. Desde su nacimiento, mintió perversamente a los médicos a pesar de que el menor podría haber muerto en las injustificadas operaciones.

Una mujer de Texas fue recientemente arrestada tras ser declarada culpable del delito de lesiones graves a su hijo de tan sólo 8 años de edad. Se trata de Kaylene Bowen de 34 años, quien hace ocho años inventó que su hijo Christopher padecía de un tipo de cáncer terminal, a raíz de lo cual el menor fue sometido a un total de 13 innecesarias operaciones, las cuales podrían incluso haberle causado la muerte.

Durante ocho años, el pequeño asistió a 323 visitas al hospital debido a que su madre le hizo creer a los médicos que sufría de alergia a la leche y que necesitaba un trasplante de pulmón de forma urgente.

Las mentiras y exámenes falsos continuaron vigentes hasta que los médicos del Centro Médico de Niños en Dallas, comenzaron a sospechar sobre la veracidad de la historia de la madre. Fue allí en donde personal médico se puso en contacto con la fiscalía local, la cual dio inicio a una exhaustiva investigación que dio como resultado el mundo ficticio en el que estaba inmerso la mujer.

Kaylene Bowen

Kaylene Bowen
Kaylene Bowen
Kaylene Bowen

Además de someter a su hijo a peligrosas y graves operaciones, la madre comenzó con campañas de recaudación de dinero a través de redes sociales y en el sitio web «Crowfunding» con el propósito de obtener dinero para financiar el tratamiento y los medicamentos que suscitaba la enfermedad de su hijo. 

Afortunadamente, los médicos además de alertar de la situación a la fiscalía, se contactó con el Servicio de Protección Infantil, a raíz de lo cual se llegó a la conclusión que Christopher se encontraba completamente sano, sin indicio de padecer de algún tipo de cáncer. Todas aquellas afirmaciones por parte de la madre, quien afirmó que su hijo tenía alergia a la comida y que debía ser alimentado a través de un tubo, fueron desestimadas por los profesionales a cargo de la investigación. 

Kaylene Bowen
Kaylene Bowen
Kaylene Bowen
Kaylene Bowen

De acuerdo al relato del menor, Ryan Crawford, Bowen padecería de algún trastorno mental que justificaría su descabellado actuar, a raíz de lo cual Christopher podría haber muerto. Tras la investigación se cree que la madre de 34 años padecería del trastorno facticio impuesto, el cual provoca que la persona que se encuentra al cuidado de otros, les provoque lesiones y/o enfermedades a causa de un bajo autoestima o ansiedad.

Actualmente, la madre se encuentra a la espera de la resolución judicial que exhibirá la condena que recibirá tras su cruel comportamiento en desmedro de la vida de su pequeño hijo. 

 

Puede interesarte