Por Diego Cid
8 agosto, 2017

Ciencia y Religión no siempre se tienen que oponer.

Un impresionante descubrimiento realizaron unos arqueólogos en Jerusalén. Contra todo pronóstico, encontraron artefactos quemados que tienen 2600 años de antigüedad. De esta forma, comprobaron que uno de los pasajes de la Biblia sería cierto. Seas creyente o no, esto ayuda a demostrar que dicho libro aún tiene valor para ser investigado y que ciencia y religión no siempre tienen que ser opuestos.

Se trataría de madera, semillas de uva, escamas de pez, huesos y alfarería, todos quemados. Fueron hallados en la Ciudad de David, en Jerusalén.

Esto prueba que los babilonios quemaron todas las casas de dicha localidad, como es descrito en el libro de Jeremías.

Junto con ellas también se encontraron jarras con sellos que permitieron datar la fecha de todos los artículos.

“Estos sellos son característicos del final del Período del Primer Templo. Se usaban por el sistema administrativo que se desarrolló hacia el final de la primera dinastía Judea”.

Dr. Joe Uziel, Autoridades de las Antigüedades Israelitas.

¡Qué descubrimiento más interesante! Me parece increíble que podamos seguir recopilando la información necesaria sobre este período, considerando que el daño de las llamas data de hace 2600 años.

Te puede interesar