Por Alejandro Basulto
8 enero, 2021

“Debido a la naturaleza agresiva del cáncer, los médicos me aconsejaron interrumpir mi embarazo. Sin embargo, realmente no quería hacer eso. Quería tener a mi bebé sin importar nada”, confesó Sarah Milner.

La británica Sarah Milner, de 30 años, es una mamá a toda prueba. Es tal vez uno de los mejores ejemplos de a lo que puede llegar el amor materno. Debido a que no solo es una mujer que adora a sus hijos, brindándoles los cariños y los cuidados que ellos necesitan. Sino que también es una persona que es capaz de sacrificar su vida por ellos. O más precisamente en su caso, es capaz de poner en fatal riesgo su salud con tal de poder dar a luz a su tercer hijo.

Sarah Milner

Ya que esta mujer diagnosticada con cáncer de cuello uterino debía iniciar su tratamiento con quimioterapias, pero en vez decidió posponerlo para continuar con el embarazo de su tercer hijo. Estaba en la semana 21 de gestación y tenía planeado traer a su bebé al mundo a través de una cesárea en abril del 2020. Por ello, se negó a continuar con su terapia contra el cáncer, ya que quería que el nacimiento de su hijo ocurriera sí o sí, y de la mejor manera posible.

Sarah Milner

 “Tenía 21 semanas de embarazo y me diagnosticaron un cáncer de cuello uterino de primera etapa, que me describieron como agresivo. Cuando escuché el diagnóstico no podía creer que esto me estaba pasando realmente. No parecía real. Estaba devastada (…) Debido a la naturaleza agresiva del cáncer, los médicos me aconsejaron interrumpir mi embarazo. Sin embargo, realmente no quería hacer eso. Quería tener a mi bebé sin importar nada”

– declaró Sarah Milner a Daily Mail

Sarah Milner

Logró su objetivo y su tercer hijo, Louis, nació completamente sano. Pudo a sumar a otro niño a su familia, tras realizar para ello un gran sacrificio personal.

Debido a que incluso luego de ser intervenida para extraer su útero, ovarios y algunos ganglios linfáticos, sus expectativas de vida son drásticamente menores que las que tenía un año antes.

Sarah Milner

“Mis hijos, Lily-Grace, que tiene nueve años, Bobbie, que tiene siete, y Louis, se van a quedar sin su mamá (…) Quiero dejar cosas especiales para los niños una vez que me vaya. Les escribo tarjetas de cumpleaños para el futuro y tarjetas para otras ocasiones especiales como bodas”

– dijo Sarah Milner

Actualmente, y debido a la postergación de la quimioterapia, Sarah padece de un cáncer en etapa 4. Se encontró otro bulto y la enfermedad se extendió por todo el cuerpo. Le dieron dos años de vida. Pero Sarah no se arrepiente y a pesar de los costos de no haber interrumpido su embarazo, está alegre de haber cumplido su sueño de traer al mundo a Louis.

Sarah Milner

Sin olvidar, que al ser consciente de que su tiempo es limitado, hace poco James, su pareja, decidió proponerle matrimonio, aceptando ella de inmediato. Se casaron rápidamente y se fueron de luna de miel durante un día.

Vive y disfruta lo que le queda de vida tanto como puede, además de preocuparse de dejarle un lindo legado a sus tres hijos.

 

 

Puede interesarte