Por Alex Miranda
17 julio, 2018

Cristian «Pity» Álvarez es vocalista de dos famosas bandas argentinas. Ahora reconoció haber matado a un hombre.

Lo han acusado de violencia sexual, no tiene problemas en reconocer que anda armado por la calle y hace unos dos meses, sus fanáticos prendieron fuego al escenario donde iba a dar un concierto al que nunca se presentó. Además de todo eso, es uno de los músicos más reconocidos en Argentina, que hizo historia con su banda, aparecida en la camada de bandas rockeras y bluseras con inspiración en los Rolling Stones.

Por supuesto que hablamos de Cristian «Pity» Álvarez, vocalista, compositor y líder de bandas tan icónicas en Argentina como Intoxicados y Viejas Locas, que aparecieron casi a la vez de otras que gozarían de gran éxito en su país, como Los Piojos o Callejeros -los que estaban tocando durante la tragedia de Cromañon-. Entonces ¿Qué tiene de importante este cantante argentino? Pues que se acaba de entregar a la justicia por homicidio.

Clarín

Este viernes, después de pasar casi un día entero prófugo de la justicia, Pity Álvarez se entregó a la policía después de ser acusado de un homicidio en Villa Lugano, un barrio de clase obrera al sur de Buenos Aires. Antes de entregarse, el músico dijo que «Lo maté porque era él o yo. Y creo que cualquier animal haría lo mismo».

Su versión -que le dio a la policía y a los medios en una conferencia de prensa improvisada- confirma lo que relataban testigos el día anterior, cuando aún no se entregaba a la policía:

«‘Pity’ sacó el arma y efectuó cuatro disparos, tres en la cara y uno en el pecho. Luego salió corriendo y subió a un auto, hizo unos metros, se detuvo, abrió una alcantarilla, tiró el arma y continuó con la fuga».

Eso si, hay una diferencia entre el relato del cantante con la de los testigos, y es que el primero dice que la víctima -Un hombre llamado Cristian Díaz– era un delincuente, un ladrón, mientras que los testigos dicen que era amigo de «Pity». Según voceros de la policía, existió un altercado entre los dos, que aparentemente estaban bajo los efectos de drogas.

La Nación

El denominado «cronista suburbano» -por los contenidos callejeros de sus letras- se defiende diciendo que:

«Él era un pibe que choreaba [robaba] y tampoco fue un tema de drogas. No era amigo mío, nada que ver. Si no lo mataba yo, me iba a matar el»

Cuando las autoridades allanaron la casa de Álvarez dijeron haber encontrado $16.000 dólares en efectivo, municiones para un arma de fuego y jeringas.

Las anteriores polémicas del cantante

Si llega a caer en prisión, no sería la primera vez que Álvarez entra en ella. Hace unos años estuvo un tiempo confinado de libertad por darle un disparo a su manager en la pierna; antes de eso pasó algo parecido pero por amenazar a una fanática con un arma de fuego y otra vez por porte ilegal de armas de fuego.

«Yo ando armado porque los demás andan armados«, se defendió el cantante en una entrevista que le dio a la revista músical Rolling Stone Argentina en el año 2008. Según él, los tiempos han cambiado y las soluciones ahora llegan en forma de balas y no de golpes, como antes.

«Yo me adapto a los tiempos. Me encantaría cagarme a trompadas [golpes] o que me caguen a trompadas. Paro ya pasó eso».

En otra ocasión, durante una entrevista en vivo- donde «Pity» Álvarez decía que ya no portaba pistola- sacó un arma frente al periodista, diciendo que era falsa y que la ocupaba para «espantar giles».

Mientras tanto, su abogado, que aseguró que no había hablado con Álvarez hasta su entrega, dijo a los medios que: «por una drogadicción fuerte que tuvo durante mucho tiempo, tiene una lesión, no está 11 puntos, pero canta, ensaya y tiene una vida normal».

La Nación

Cronista suburbano

El periodista del periódico argentino La Nación, Pablo Plotkin, dice sobre el caso que:

«‘Pity’ pasó de ser uno de los compositores de canciones más astutos del rock nacional a una amenaza pública siempre a punto de consumarse (…) Es hijo de una clase media venida a menos, un rasgo constitutivo de su identidad, y uno de los últimos miembros del linaje lumpen del rock argentino«.

Y es que el rock argentino pasó por un destape que marcó la historia del rock en español, con una generación creada por la caída de la dictadura militar en 1982 -dónde brillaron estrellas como Charly García, Soda Stereo o Virus-, lo que dio pasó a una generación completamente opuesta, más hermética, misteriosa y rebelde.

Así es como a mediados de la década del 90′ y comienzos del 2000, la música argentina, sin distinción de géneros, empieza a reflejar un país marcado por cosas como la pobreza, la corrupción política y la delincuencia.

Así, con sus bandas, Álvarez se convirtió en uno de los mayores voceros de estas denuncias en formas de canciones. Lamentablemente, ahora parece que también es el perfecto ejemplo de ellas.

Puede interesarte