Por Andrés Cortés
24 noviembre, 2017

Se han cumplido 9 días sin contacto con los 44 tripulantes y nos preguntamos por qué este hecho apenas conmueve a la comunidad.

Hace pocos días entregábamos toda la información que teníamos hasta el momento sobre el ARA San Juan, el submarino argentino que se encuentra desaparecido desde el 15 de noviembre en aguas Argentinas. Si bien el esfuerzo de la Fuerza Armada por encontrar a los 44 tripulantes de la embarcación está a tope, aún no hay señal sobre su paradero. Ni mucho menos si están con vida.

La catástrofe ha movido al mundo entero; Estados Unidos, Brasil, Chile, Reino Unido y muchos países más se han unido a las tareas de búsqueda que a día de hoy 24 de noviembre, no han dado resultados.

AP

Recordemos que el navío, construido en Alemania el año 1985, desapareció a medio día el 15 de noviembre, mientras se dirigía a su base en la localidad bonaerense de Mar de Plata. Si bien tenía previsto llegar a la base el 19 de noviembre, fue el día 15 en que las comunicaciones con la nave se interrumpieron.

Como mencionábamos, esta catástrofe ha movido al mundo entero y ha recordado a otros hechos similares. El año 2010 un derrumbe en la mina San José, en Chile, dejó sepultados a 33 mineros.

Los primeros momentos fueron críticos, pues en ese entonces todos pensaron que estaban muertos. No obstante, luego de múltiple ayuda internacional y los esfuerzos por parte de las autoridades chilenas, rescataron a los mineros luego que estuvieron 70 días bajo tierra.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Pero ¿qué es lo que pasa con el caso de Argentina?

Si bien las autoridades se muestran preocupadas y Enrique Balbi, vocero de la Armada de Argentina no ha parado de entregar información sobre todo lo que sucede con nuevas noticias sobre el ARA San Juan, la comunidad internacional tanto como nacional no le ha entregado la importancia que corresponde.

Es complejo dilucidar un motivo por el cual el sentimiento argentino no se ha unido del mismo modo como Chile sufrió su incidente. Esta catástrofe que no ha traído más que incertidumbre y desolación a 44 familias y quien sabe cuántos cercanos.

Muchos culpan a los medios. Otros al gobierno y unos más a ambos. El mal manejo de la información ha sido una de las principales críticas que ha realizado el pueblo Argentino contra la institución de la Armada.

El día de hoy confirmaron que hubo una «explosión» en el mar y la Armada reforzó la búsqueda en el fondo del mar. A su vez, la preocupación y en algunos casos, resignación, se acrecentó en las familias de «Los 44».

De acuerdo al medio Ahora Noticias, la Armada informó este hecho a los familiares solo momentos antes de que se hiciera público, lo que generó gran molestia y, claro, es muy entendible.

Parece ser que la desconfianza hacia las instituciones gubernamentales y hacia algunos medios de información es el verdadero sentimiento que une a Latinoamérica.

Recordemos que en el caso de «Los 33» en Chile, también existió bastante polémica y molestia por las decisiones que tomó el mismísimo presidente de aquella época, Sebastian Piñera.

A los 7 días de que los mineros habían sido sepultados a más de 700 metros bajo tierra, el mandatario del país tomó la determinación de «levantar una cruz en su memoria».

¿Qué ánimo de esperanza se puede tener cuando el mismo presidente la arroja por la borda durante la primera semana de búsqueda?

«Los 33» fue un caso emblemático de superación y rescate que se transmitió en todo Latinoamérica y el mundo. Pero hoy es posible recordarlo con alegría porque todo salió bien, porque los 33 mineros que trabajaban día a día en condiciones paupérrimas lograron mantenerse con vida, porque lograron rescatarlos y los gobernantes que nunca se ensuciaron las manos quedaron como héroes. ¿Pero qué habría ocurrido si «Los 33» hubieran muerto?

Imagen de la película «Los 33», basada en el incidente –

Argentina hoy tiene sus propios «33». Quizá su desinterés no sea el estado de los 44 tripulantes que se encuentran a bordo del ARA San Juan. Al contrario, estoy seguro que los ciudadanos argentinos están preocupados por ellos y por sus familias que viven en la incertidumbre.

Quizá el desinterés de los argentinos es el propio estado. Los políticos de siempre que anuncian que «todo mejorará e invertirán más en la Armada para qué esto no vuelva a ocurrir«, como si fuera algo para felicitarlos.

Quizá el desinterés de los argentinos radica allí, en el sentimiento que une a Latinoamérica, en la desesperanza a los políticos y la eterna desconfianza y sentimiento de vulneración al cual estamos todos condenados.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Esperamos que prontamente encuentren el ARA San Juan y ojalá los 44 tripulantes de la nave estén sanos y salvos. De momento, toda nuestra fuerza a las familias de los afectados que están pasando por un momento de oscuridad, deseamos que la paz llegue a sus tierras.

Puede interesarte