Por Alejandro Basulto
20 noviembre, 2020

“Hay mujeres que hace meses no han podido conseguir toallas higiénicas (…). No existe perspectiva de género al interior del sistema”, acusó Elisa Alcaíno, coordinadora de la Red de Acción Carcelaria, como una de sus motivaciones.

Con la pandemia del coronavirus, las dificultades económicas y en el sector salud han crecido. Duelen más que antes, porque ahora, además se le suman los padecimientos y consecuencias propias de la enfermedad. Porque al ser necesario implementar el aislamiento y el distanciamiento social, no solo negocios se han visto afectados, sino también los sectores más vulnerables.

Red de Acción Carcelaria / Facebook

Encontrándose entre ellos, las personas privadas de libertad. Las que debido a esta crisis sanitaria y económica, han dejado de recibir visitas y al mismo tiempo ha estado sufriendo un desabastecimiento de los artículos básicos para el uso diario. Siendo la carencia más preocupante, la falta de productos de aseo personal.

Realidad que llamó la atención de la socióloga Elisa Alcaíno, quien junto a otras mujeres, que antes realizaban un trabajo multidisciplinar con presas de la comuna de San Joaquín, dieron inicio a la Red de Acción Carcelaria, organización que busca visibilizar y apoyar a las mujeres privadas de libertad en Chile.

Red de Acción Carcelaria / Facebook

Una iniciativa solidaria que se da a conocer públicamente en junio de este año, en la que Elisa es su coordinadora, liderando los operativos que se han realizado a lo largo de este país sudamericano.

En lugares tan distantes como Santiago, Rancagua, Parral, Cauquenes, Concepción y Temuco, y últimamente en la zona norte de esta nación, entregándole kits de aseo personal a cientos de reclusas que se han visto afectadas por el COVID-19.

“Con la pandemia, se agudizó la crisis que han tenido históricamente las mujeres en la cárcel. Son un grupo muy vulnerable dentro de la población penal total. Con la emergencia, desde abril el acceso a las cárceles ha estado restringido, dejando a miles de mujeres sin artículos básicos de aseo tan necesarios como el jabón, toallas femeninas y papel higiénico”.

– dijo Elisa Alcaíno al Diario El Día

Red de Acción Carcelaria / Facebook

El kit que la Red de Acción Carcelaria entrega a través de su voluntarios, consiste en insumos para más de un mes. Entre ellos, champú, acondicionador, jabón, desodorantes, mascarillas, cepillos de dientes, toallas húmedas, papel higiénico e incluso pañales para las reclusas que tienen a sus bebés adentro. Trabajo que para llevarse a cabo, ha tenido que ser constantemente coordinado con las áreas técnicas de Gendarmería, las que además de facilitar los premisos, conocen cuántas internas hay y qué necesidades tienen.

Red de Acción Carcelaria / Facebook

“Es un sistema diseñado por y para hombres que solo fue replicado para las cárceles de mujeres (…) En nuestra sociedad prima el populismo penal y es súper impopular hablar de que esas mujeres tienen derechos, más allá de haber cometido una infracción a la ley. Visibilizar la realidad de la población penal femenina  y su extrema vulnerabilidad social es el principal desafío de la Red”.

– declaró Elisa Alcaíno, coordinadora de Red de Acción Carcelaria, en una entrevista con El Mostrador

Red de Acción Carcelaria / Facebook

En la actualidad, esta agrupación funciona solo con donaciones anónimas, sin contar de un patrocinio oficial por parte de una empresa o del estado. Frente a esto, se han preocupado de fortalecer sus redes sociales, para así a través de ellas contactar distintas distribuidoras y empresas que quieran sumarse a esta campaña que entrega cosas necesarias y que son muy básicas para un vivir digno. Para contactar a esta organización y aportar a las mujeres privadas de libertad, se puede hacer a través de su Instagram (@redaccioncarcel) y su Twitter (@redaccioncarcel).

Puede interesarte