Por Catalina Yob
15 diciembre, 2017

Se trataría de una extraña tradición heredada por su padre, el rey Jorge VI.

A pesar de que la vida de la reina Isabel II de Inglaterra se ha mantenido prácticamente en el anonimato, en los últimos años han emergido detalles que nos han permitido hacernos una idea de cómo es realmente cuando no está frente a decenas de cámaras. En los últimos meses, la comunidad internacional pudo enterarse que a la reina le había agradado la serie «The Crown», la cual retrata su vida.

Hoy y en vísperas de Navidad, diversos medios ingleses informan del obsequio que Isabel II le entregó a sus 1.500 empleados, quienes mantienen el correcto funcionamiento tanto de la familia real, como del palacio de Buckingham. Se trata de un pudín, regalo que alude a una tradición familiar que proviene de su padre y abuelo. 

https://www.instagram.com/p/BcXoD10AiFd/?hl=es&taken-by=theroyalfamily

https://www.instagram.com/p/BcnGwJNlsZs/?hl=es&taken-by=theroyalfamily

Los pudines que fueron distribuidos a los múltiples funcionarios del palacio, fueron acompañados de una tarjeta por parte de la reina y el duque de Edimburgo, quienes inscribieron sus buenos deseos para las festividades que están por llegar. 

De acuerdo a lo exhibido por «Hola!», en los años anteriores la monarca había escogido pudines de Harrods o Fortnum&Mason, sin embargo este 2017 optó por escoger una opción que lograra reducir el presupuesto real. Tesco fue la tienda escogida para adquirir los casi 2.000 pudines que fueron obsequiados a los empleados. 

Según han establecido múltiples medios, los funcionarios de mayor antigüedad reciben algo extra al pudín de Navidad, sin embargo no se posee claridad sobre lo qué sería. 


Puede interesarte