Por Pamela Silva
14 julio, 2017

Su respuesta puede enfadar a algunos, pero a mí me divirtió mucho.

Todos hemos visto porno, ¿o no? No anden con mentiras, que todos en algún momento de nuestras vidas hemos visto algo de cine erótico al menos. Algunos están más obsesionados con él que otros, pero es algo completamente universal. No hay nadie que no sepa quién es Sasha Grey, por ejemplo. 

Lamentablemente, algo que debería ser visto como una profesión más -como la prostitución- es tildado de forma muy negativa por los sectores más conservadores de nuestra sociedad. Y es verdad, hay casos donde las estrellas porno han cometido actos criminales horribles o en los que ha sido utilizado como una venganza asquerosa cuando se termina una relación. 

Pero ello no significa que cuando una persona se mete al porno lo haga porque está desesperada, pérdida por la vida y sin más opciones. Hay casos que sí, obvio, pero no es una regla universal.

Crissy Outlaw es una mujer que se metió a la industria porque tenía problemas en su adolescencia. Tuvo un embarazo no deseado el cual abortó y su pareja de entonces no la apoyo en el proceso de buena forma.

No se sentía querida ni apreciada y vio en el porno un lugar de escape donde sentirse deseada. Años más tarde, su trabajo no la llenaba y cuando un hombre se acercó a ella y le preguntó si creía en Dios, se dio cuenta de que todo estaba mal en su vida.

Su trabajo le avergonzaba y ese día, gracias a ese señor, decidió dejar el porno y reencontrarse con Dios.

Sin embargo, cuando quiso renunciar a su contrato y que bajaran el sitio web donde aparecían sus videos, su jefe le respondió se negó.

“Si estás tratando de dejar la industria para tratar de tener un hijo o empezar una familia, lo entiendo. Pero no puedo terminar el contrato por una fantasía como Dios”.

-Jefe de Crissy.

Supero el shock inicial por esta respuesta, Crissy luchó y dejó atrás esa vida para dedicarse a Dios. Actualmente, comparte su historia con otros para ayudarlos en el camino de la redención.

¿Ustedes qué opinan de la respuesta de su jefe? ¿La encuentran ofensiva o, francamente, se rieron? 

Te puede interesar