Por Constanza Suárez
14 diciembre, 2018

Qiana Lillard le dio 93 días de cárcel y un gran discurso a Donna Kosal por la gran falta de respeto.

Amanda Kosal, de entonces 25 años, conducía ebria por Redford, Estados Unidos, cuando al cruzar la línea central de Beech Daly Road, golpeó a un automóvil de frente. Mató al conductor, Jerome Zirker, de 31 años, padre de cinco niños. Además, la novia del hombre , Brittany Johnson, quedó gravemente herida.

Tras admitir su culpabilidad, fue sentenciada a 3 a 15 años de prisión por el accidente mortal.

WDIV4

Durante su sentencia en febrero de 2017, fue llevada a la sala del tribunal de Michigan que presidía la jueza Qiana Lillard. La familia de la víctima leyó sus impactantes declaraciones, expresando con valentía su dolor por la trágica muerte de Jerome y el impacto que tuvo en sus vidas.

Mientras leían su sentencia, lloró en la corte. Sin embargo, Lillard notó cómo reaccionaron algunos de los miembros de su familia, y no le gustó en su sala de audiencias. La jueza escuchó risitas provenientes de la parte posterior de la sala del tribunal.

Dos miembros de la familia de Amanda estaban riendo y bromeando. Entre ellos su madre, Donna. La juez Lillard se indignó por completo, por lo que decidió enseñar una lección muy poderosa.

El juez detuvo brevemente a la familia de la víctima y se dirigió a la madre de Amanda. «Este es un tribunal de justicia, y estos son asuntos muy serios. Entiendo que todos ustedes están muy molestos porque su ser querido va a la cárcel, pero ¿adivinen qué? Ella va a la cárcel por las decisiones que tomó. Estas personas están aquí afligidas, entristecidas porque un acto sin sentido se llevó a su ser querido, y ¿estás sentado aquí actuando como si fuera una broma?», lanzó.

Finalmente la mujer, identificada como Donna Kosal, fue puesta bajo custodia por desacato criminal

«Su comportamiento perturbador e irrespetuoso interrumpió los procedimientos de hoy y usted, señora, va a ir a la cárcel del condado de Wayne por 93 días», dijo Lillard.

El juez Lillard llevó las cosas un paso más allá, y las imágenes que mostraban su castigo poco convencional se volvieron virales.

Mira el video:

Se merecían este reto. Nadie puede jugar con el dolor de los demás.

Puede interesarte