Por Daniela Morano
5 septiembre, 2018

“Sé que ninguna disculpa podría compensar lo que hice”, comenzaba.

No toda la gente que roba tiene malas intenciones, podrían decir algunos. Quizás estaban bajo los efectos del alcohol o realmente era mucho lo que necesitaban ese valioso objeto. El contexto suele depender de los verdaderos motivos que tiene alguien para robarle a otra persona, y en este caso fue el alcohol lo que le jugó una mala pasada a un joven en Florida, Estados Unidos.

Este llegó hasta la entrada de una casa donde roba un paquete que el cartero había dejado afuera. Se desconoce qué había en su interior, pero definitivamente pertenecía a la gente que allí vive. El joven de playera azul, como muestra un video capturado por cámaras de seguridad, toma la bolsa de papel y se retira.

Varios minutos después ocurre lo impensado: el joven regresa a la entrada con el paquete y una breve nota pidiendo disculpas.

“Sé que ninguna disculpa podría compensar lo que hice. No fui a su casa con la intención de robar. Nunca he hecho algo así en la vida, vengo de buena familia y de buena moral”, escribió, arrepentido por sus actos.

El joven habría estado bebiendo unas horas antes y no se percató de lo que hacía según su declaración.

Los propietarios de la casa le dijeron a Inside Edition que no sabían qué pensar cuando vieron que el joven habría devuelto lo que robó. El objeto en el interior era muy valioso para ellos y pensaron que estaba perdido para siempre.

La policía de Florida esperan que el joven se entregue pero las mismas víctimas no parecen tener intenciones de encontrarlo. Después de todo, recuperaron lo que perdieron y nadie salió herido.

Puede interesarte