Por Constanza Suárez
30 agosto, 2019

Alvin Kennard, quien ha pasado gran parte de su vida adulta en el Centro Correccional William E. Donaldson en Bessemer, ahora planea vivir con su familia y trabajar en carpintería.

Alvin Kennard, de 58 años, fue condenado a cadena perpetua, sin posibilidad de libertad condicional, en 1983 por robo de primer grado. El hurto fue de 50.75 dólares en una panadería y él tenía tan solo 22 años. 

Después de más de tres décadas tras las rejas, Kennard recibió la orden de ser liberado el miércoles y ahora será procesado por el Departamento de Correcciones de Alabama, según informó Daily Mail. 

Jefferson County Jail

El castigo, inusualmente severo por un robo, se debió a la antigua “ley de ataques” de Alabama, también conocida como la Ley de Delincuentes de Delitos Habituales. 

Además, en el momento de su sentencia, Kennard ya había sido previamente acusado de robo y otros delitos, cuando tenía 18 años. 

Si el delito hubiese ocurrido hoy, habría recibido 10 años. 

WBRC

“Lamento lo que hice, estaba equivocado. Asumo la responsabilidad de lo que hice en el pasado. Quiero la oportunidad de hacerlo bien”, dijo Kennard al juez justo un momento antes de ser sentenciado nuevamente, según WBRC.

Su familia aplaudió en la corte cuando el juez acortó su sentencia y usó retroactivamente sus años en prisión. 

WBRC

Kennard, quien ha pasado gran parte de su vida adulta en el Centro Correccional William E. Donaldson en Bessemer, ahora planea vivir con su familia y trabajar en carpintería.

Su familia no ha hecho comentarios desde la decisión del juez, pero estaban notablemente entusiasmados con su liberación. Su sobrina Patricia Jones le dijo a CBS42 que lo había estado visitando durante años en prisión y que podía ver cuánto había cambiado para mejor.

WBRC

 

 

 

Puede interesarte