Por Alejandro Basulto
11 diciembre, 2020

“¡Gracias por el regalo que me has hecho Jesús por mi cumpleaños! Tú nunca dejas de sorprenderme Jesús mío”, anunció a través de su cuenta en Facebook el clérigo.

El padre Omar Sánchez Portillo es director de un albergue para niños, niñas, adolescentes y adultos mayores ubicado en Lurín, Lima (Perú). A través de esta institución, llamada Asociación de las Bienaventuranzas, este sacerdote ha ayudado a muchos pequeños y ancianos que han llegado donde él luego de haber sido maltratados y/o abandonados, dándoles este clérigo un nuevo hogar y una nueva oportunidad para salir adelante en la vida. Un hombre que ha dedicado toda su existencia terrenal a ayudar a los que se encuentran en las situaciones más vulnerables, incluso cuando está celebrando su cumpleaños.

P. Omar Sánchez Portillo / Facebook

Y es que cuando se encontraba festejando el aniversario número 51 de su nacimiento, llegó ante él un bebé, el pequeño Ismael. Lactante de dos meses con síndrome de Down que había sido abandonado por su madre de 17 años, una joven que se encontraba bajo un consumo problemático de alcohol y que además tenía una esquizofrenia no tratada. Ante esto, el padre Omar Sánchez Portillo no dudó en darle cobijo y una debida acogida al pequeño en su albergue, tomándolo como un regalo por su cumpleaños, cuando era él quien le estaba dando una nueva familia.

“¡Gracias por el regalo que me has hecho Jesús por mi cumpleaños! Tú nunca dejas de sorprenderme Jesús mío. ¡Bienvenido Ismael! Traerte desde Cusco ha sido toda una aventura, la primera de muchas que vamos a vivir juntos. Cromosoma del amor, síndrome Down”.

– narró el sacerdote Omar Sánchez Portillo, a través de su cuenta en Facebook

P. Omar Sánchez Portillo / Facebook

A través de su Asociación de las Bienaventuranzas, este clérigo peruano acoge y brinda una atención integral a niños, niñas, adolescentes y adultos mayores que padecen discapacidades físicas o mentales, los que han llegado donde él tras haber sido abandonados en la calle y basurales, o que simplemente, vivían en la extrema pobreza. Hogar que hasta la fecha alberga a 217 personas, recibiendo a 60 individuos en el último año. Además de que cuenta con un equipo compuesto por 80 laicos siempre dispuestos a ayudar a niños y adultos como Ismael, que fue recibido por el propio padre Omar Sánchez en su cumpleaños.

“Fue al hospital a dar a luz. Aparentemente llevó un mal embarazo, dio a luz y lo dejó abandonado. El Ministerio conoce nuestra obra, el perfil de los chicos que nosotros recibimos y nos llamó para recibirlo. Yo mismo acepté esa responsabilidad (…) Llegó en un día muy especial, en mi cumpleaños (5 de mayo), como un detalle especial de Dios en mi vida sacerdotal, como fecundidad, como padre espiritual, como ser humano. Es un detalle muy particular de Dios”.

– dijo el clérigo peruano a ACI Prensa

P. Omar Sánchez Portillo / Facebook

El 98% de las personas que tiene albergadas tienen alguna discapacidad o enfermedad psiquiátrica o física. Hay niños con discapacidad visual, otros con multidiscapacidad (que son ciegos, sordos y mudos a la vez), también niños con síndrome de Down o autismo, además de diferentes pequeños, adolescentes y adultos que llegaron ahí después de haber pasado por momentos tormentosos.

Puede interesarte