Por Daniela Morano
17 mayo, 2017

“Tan pronto llegué a casa, le dije que algo no andaba bien”.

Abigail Avery de 24 años, no tenía idea de lo que sucedía cuando salió a tomar y regresó a casa con un extraño dolor. Había tenido dolores estomacales antes pero pensó que se debía a una infección urinaria.  Cuando llegó a su casa se encontró con su novio Jamie Pillinger, de 37 años. “Tan pronto llegué a casa, le dije que algo no andaba bien,” le contó a Metro. Fue después de eso que los dolores se hicieron más fuertes.

Sin embargo nunca sospecho que se debía a estar embarazada. “Nunca se me ocurrió. Sólo tenía 23 en ese tiempo– un bebé estaba lo más lejano posible en mi mente”. Pero una enfermera le entregó la inesperada noticia: Abigail estaba en trabajo de parto.

PA Real Life

“Estaba en shock,” dice. A pesar de que Abigail seguía teniendo su periodo, si experimento algunos síntomas de embarazo. Había tenido dolores en su estómago e iba mucho al baño por las noches, pero su médico le había diagnosticado una infección urinaria. 

“Habían alrededor de 15 doctores y enfermeras ahí, probablemente porque estaba borracha mientras daba a luz, y estaban preocupados”.

A la siguiente mañana tuvieron que realizar una cesárea, ya que tanto ella como su hija de ahora 4 meses, Isabella, estaban demasiado estresadas.

Obviamente Abigail debió llamar a su mamá y darle la notica. “Estaba impactada, todos lo estaban. Pero todos compraron regalos y han sido maravillosos”.

“Definitivamente no hubiese estado tomando si hubiese sabido que estaba embarazada. Me sentí muy culpable”.

PA Real Life

¿Qué harías si estuvieses en esa situación?

Te puede interesar