Por Elena Cortés
21 diciembre, 2016

«No puedo creer que maté a mi hijo», le dijo al 911 cuando llamó para reportar su asesinato.

Lo único que quería Thomas era salir un rato de casa y ver las estrellas al lado de su madre porque tenía dificultades para dormir. Desgraciadamente, Jody Kossow tuvo un ataque de locura repentino y decidió apuñalar a su hijo 55 veces. Luego, desesperada, llamó a la línea de emergencia (911) donde dijo que lo había hecho porque Satán venía por ella.

Los hechos sucedieron en septiembre del 2013, hoy la corte dijo que Jody estaba mentalmente inestable cuando mató a su hijo y que es una criminal. El 5 de enero de 2017 dictarán su sentencia.

A simple vista Thomas y su familia eran muy unidos y siempre estaban juntos para todo. Es por eso que nadie se explica hasta el día de hoy los hechos que ocurrieron aquella fría noche de septiembre. Ni el ahora ex esposo de Jody, Michael, quien esa noche estaba durmiendo con su hija mientras ocurrió el horrendo hecho.

Winnebago County Jail

Thomas no podía dormir y le pidió a su madre salir un rato al patio a ver las estrellas. Ella lo acompañó no sin antes sacar un cuchillo de la cocina y rápidamente apuñarlo 55 veces.

Según la misma Jody, cuando «entró en razón», no podía creer que mató a su hijo y llamó a la línea de emergencia (911). La llamada fue grabada y la reprodujeron en la corte. «Maté a mi hijo, no puedo creerlo, Satán venía por mí… Oh por Dios, Satán viene por mí», dijo. 

Winnebago County Jail

El juez a cargo del caso dijo que dará la sentencia final el 5 de enero de 2017. A pesar de que pueda no inculparla, la mujer tendrá que ser internada en un centro psiquiátrico hasta que los doctores confirmen que no es una amenaza para la sociedad.

¿Qué opinas sobre esto?

Puede interesarte