Salió a ver las estrellas con su hijo y decidió apuñalarlo 55 veces ya que «Satán venía por ella»

«No puedo creer que maté a mi hijo», le dijo al 911 cuando llamó para reportar su asesinato.