Por Andrea Araya Moya
26 abril, 2017

ADVERTENCIA: IMÁGENES PUEDEN HERIR A PERSONAS SENSIBLES.

Dana Sedewick, una mujer de 44 años, un día decidió depilarse el área del bikini tal como lo hace cualquiera de nosotras: con una máquina de afeitar. Si bien creía que todo iría bien y que era la manera más rápido de hacerlo, comenzó a preocuparse cuando notó un pequeño grano que no paraba de sangrar. Y no entendía por qué.

De hecho, Dana afirmó a Metro que no esperaba que depilarse así le produjera problemas. Pero luego una fascitis necrotizante, infección cutánea, provocó que la piel de sus piernas comenzara a «podrirse» y Dana cayera en coma por nueve días.

Hotspot Media

Luego de despertar finalmente del coma, Dana tuvo que ser sometida a más de 20 operaciones para reparar su piel, pues estuvo a punto de perder las piernas y, probablemente, no pueda volver a volver a caminar, según le advirtieron los médicos.

«Como muchas mujeres, traté de mantener depilada la línea del bikini, así que me rasuré rápidamente con una máquina de afeitar nueva»

-Dana Sedewick a Metro

Hotspot Media

Sin embargo, la mujer vivió momentos difíciles. Después de dos días de la depilación comenzó a sentir mareos y náuseas. Preocupada, fue hasta su médico para saber qué le pasaba y él le realizó un examen y le dio unos antibióticos.

Horas más tarde, la hija de Dana la encontró desmayada sobre la cama con las piernas cubiertas en sangre. En ese momento el doctor llamó a casa para informar que la mujer tenía una severa infección y que necesitaba ir a Urgencias.

Para cuando llegaron al hospital, Dana de inmediato fue derivada a Urgencias, pues la piel de sus piernas comenzó a podrirse y necesitaba someterse a una cirugía. Los médicos cortaron más de 1o centímetros de piel infectada y cubrieron la zona con piel de su espalda. Pero Dana sufrió un shock séptico y tenía pocas probabilidades de sobrevivir.

Hotspot Media

De hecho, su corazón dejó de latir cuatro veces durante la cirugía. Es por eso que los doctores decidieron inducirle un coma de nueve días.

«Cuando desperté mis piernas estaban cubiertas de vendas y no sabía lo que pasaba. Pensé que había tenido un accidente de auto, pero cuando el cirujano me preguntó si recordaba haberme depilado, de pronto lo supe. Me dijo que el grano se infectó y que tuve suerte de sobrevivir»

-Dana Sedewick a Metro

Hotspot Media

Dana fue trasladada a cuidados intensivos y pudo ver el estado de sus piernas. Estaba horrorizada. Sin embargo, a pesar de sentirse asqueada de su apariencia, la mujer ahora se está recuperando y cuenta con el apoyo de su familia.

Y se siente muy afortunada de haber sobrevivido.

Puede interesarte