Por Constanza Suárez
13 noviembre, 2020

La madre de Felipe, de 23 años, murió por COVID-19 y su papá por un infarto cardíaco, el mismo día, casi a la misma hora.

Felipe Tiago Moraes, un joven de 23 años acaba de enfrentar una dura noticia en medio de la pandemia: se enteró de la muerte de su padre y madre al mismo tiempo, en Curitiba, Brasil. Ana murió en el hospital por complicaciones causadas por el Covid-19 y Marcos sufrió un infarto cardíaco dentro de una sucursal bancaria. Las muertes se registraron el miércoles 4 de noviembre. Además de Felipe, la pareja también dejó a una hija de 13 años.

Aunque el joven está devastado, lo consuela saber que se fueron junto. “Fue horrible. Incluso nos estábamos preparando por si le pasaba algo a nuestra madre porque su estado era grave. Solo con mi padre fue repentino, más aún el mismo día, prácticamente a la misma hora. Nunca se separaron y ahora descansan juntos”, dijo el hijo mayor Felipe Tiago Moraes a G1.

Felipe Tiago Moraes

Ana, de 42 años, fue operada este año para extirpar un cáncer de cabeza benigno, mientras que Marcos, de 62, fue operado del corazón hace años. 

Desafortunadamente, Marcos falleció de sorpresa y Ana no supo de su deceso. “Resultó que, por estar hospitalizada y sedada, no sabía que mi padre había muerto, y él no sabía que ella había muerto”, señaló Moraes. 

“Mi madre se sometió a cirugía en el Hospital Cajuru y fue un éxito, estaba muy bien. Después de unas tres semanas, comenzó a mostrar síntomas de Covid-19. Tenía dificultad para respirar, así que llamamos a Samu, nos llevaron a una UPA y luego la trasladaron a un hospital”, relató Felipe al portal brasileño.

Unsplash

“El personal del hospital me llamó diciendo que ese día tenía que quitarle un documento a ella y un documento mío, así que ya me imaginaba lo que sería, pero estaba esperando a que mi padre volviera a casa. Pasaron una, dos horas y no volvería a llevarnos”, agregó el joven. Después de unas horas esperando a que su padre regresara de la sucursal del banco, él, su hermana y una tía fueron al hospital para comprobar qué había pasado.

Felipe dice que a pesar del momento difícil, quiere recordar las cosas buenas que vivió con sus padres.

Felipe Tiago Moraes

“La nostalgia será para siempre. Estábamos muy unidos, nos gustaba almorzar juntos todos los domingos, hacíamos un asado. Nos encantaba caminar. Mi hermana está asimilando bien las cosas, a pesar de su edad”, comentó. 

Puede interesarte