Si el vello no desaparece, algunos padres están considerando un tratamiento con láser.

Ningún padre se imagina que dándole los remedios que los médicos les recetaron a sus hijos, podrían poner en riesgo o perjudicando su salud… pero precisamente eso ocurrió en España luego de que se descubriera que 17 niños presentan hipertricosis.

Es una enfermedad que se conoce como «el síndrome del hombre lobo».

Y se caracteriza por el crecimiento anormal del vello en todo el cuerpo, en especial en áreas como rostro, espalda y hombros. 

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Todos los niños habían estado en tratamiento con Omeprazol, un protector gástrico. Entonces las autoridades comenzaron una investigación que reveló que los fármacos ingeridos por los menores contenían minoxidil, una sustancia utilizada para los tratamientos contra la alopecia o pérdida de cabello.

¿Pero cómo pudo ocurrir algo así? Bueno… según explicó la ministra de Salud, María Luisa Carcedo, los lotes procedían de un laboratorio que «introdujo este medicamento en un envase que tenía rotulado omeprazol» y lo distribuyó así a las farmacias.

Y si bien aún no está claro cómo el laboratorio FarmaQuimica Sur cometió un error de ese tipo y tan grave, por seguridad prefirieron mantenerlo cerrado y retirar el fármaco del mercado.

Pixabay

Los efectos en los niños, en tanto, deberían revertirse después de dejar de tomar el medicamento. Sin embargo, la madre de uno de los pequeños afectados aseguró que su hija ya lleva tres meses sin tomar el fármaco y aún continúan apareciendo vellos en su cuerpo.

Otra aseguró que han tenido que lidiar con las burlas de la gente y de otros niños por la cantidad excesiva de vellos que tiene, y en caso de no desaparecer, la dermatóloga de la niña ya les adelantó que deberán realizarle un tratamiento con láser.

Puede interesarte