Por Raúl Cobo
29 noviembre, 2016

A partir de hoy, el Chapecoense será más grande que nunca.

Hoy has perdido a 19 ídolos, pero ten la certeza de que has ganado 19 ángeles, y de que esos nombres jamás se te olvidarán, y de que cuando seas mayor y tengas nietos hablarás de ellos como si aún estuvieran allí. Memorizarás sus nombres, tal como lo hacías esa noche en la que imaginabas esa final que nunca se jugó. 

Les contarás sobre las atajadas de Danilo, de lo que corría el capitán Santana a sus 35 años, de los goles de Ananías. Les hablarás de esos 19 futbolistas con alma de niños, pero con hambre de gigantes, de aquellos que llegaron a una final sin que nadie más creyera en ellos.

noticia-168682-homenajechapeco
Diario AS de España

No te diré que te levantes, porque eso es algo que vienes haciendo desde que eres hincha de un equipo pequeño. Me imagino que si has transitado por canchas de pasto y estadios vacíos, entonces sabrás cómo pararte de igual a igual ante la poderosa ofensiva de la muerte. Bien lo saben lo expertos: el hincha de equipo chico es una persona con alma de grande.

Hoy más que nunca debes ser hincha, que dejar de serlo es dejar de ser niño; es dejar de soñar e imaginar un partido nuevo cada domingo. Es rendirse ante la adversidad y seguir culpando a los de arriba por privilegiar siempre a los poderosos; es quedarse de manos atadas viendo como los mismos de siempre alcanzan la gloria. Y eso no lo podemos permitir, ya que si hay algo que el mundo debe aprender de gente como tú, es que la única forma de hacerse fuerte es acompañando a los más débiles.

barra-da-chape-chapecoense-30-211420-barrabrava-net
Diario AS de España

La pena es larga y dolerá bastante, quizás pasen años sin que nadie entre a la cancha, pero esta seguirá estando en la cabeza de cada uno de los hinchas, ahí se jugarán los partidos más importantes, el de las fantasías y los recuerdos.

No tengo dudas de que a partir de hoy, Chapecoense se convertirá en un equipo grande, tan grande como lo fue el Manchester United después de ver morir a sus figuras del año 1958. A partir de hoy, ese niño que lloraba desconsolado se hará grande, y quizás futbolista, y probablemente anotará un gol a estadio lleno para darle un título más a este equipo que alguna vez fue chico. Sí, soñemos, ¿por qué no? que si no lo hacemos esta pesadilla seguirá rondando en nuestros corazones.

hinchas-llorando-jugadores-reacciones-chapecoense_976412968_118048104_667x375
Diario AS de España

Puede que no se haya jugado la final pero eso no impide que hoy salgas a dar la vuelta olímpica. La copa es tuya y te la mereces, sobre todo tú que te has acostumbrado a tantos descensos, derrotas y caídas.

Hoy más que nunca debes ir a la cancha para que tu canto le llegue a los que están arriba, a esos 19 ídolos que se convirtieron en ángeles, a esos 19 gritos de gol silenciados por una mala jugada de la vida.

Puede interesarte