En mis tiempos uno corría, lo regañaban. Ahora los niños hacen de las suyas y hay que dejarlos “expresarse”.

Todos hemos sido testigos de algún berrinche de un niño en algún lugar público. O peor aún, de niños inquietos donde no corresponde. Si bien últimamente hay varios negocios que prohiben el ingreso de los niños para que no molesten a sus clientes, hay otros que han tomado medidas para evitar su mal comportamiento e incentivar a los padres a hacerse cargo.

Sucede que hoy nada se le puede decir a los pequeños, pues los padres se escandalizan si alguien les llama la atención si se están portando mal. Pero pasa que los gritos, empujones y risas de los más pequeños deben soportarla otras personas que solo buscan tomar un pequeño descanso, como pasa en los restaurantes.

Intentando impedir que suceda lo mismo en su bar Venus ubicado en Cieza, España, Manuel M. Villalba, el dueño, decidió tomar una medida contra los padres que visitan el lugar y no mantienen a sus hijos vigilados. Todo luego de que él y sus empleados se hartaran de los niños jugando y corriendo dentro del espacio, ya que molestan a los clientes de otras mesas, dañan el lugar y necesitan la atención de los camareros.

Pixabay (Imagen Referencial)

Así que sin pensarlo demasiado, instaló un cartel que ha llamado la atención de varios clientes: “Todo aquel niño que esté sin supervisión materna/paterna en este bar, pasará a ser propiedad del bar y será vendido como esclavo. Avisaos estáis, no queremos malos rollos luego”, se puede leer fácilmente.

Twitter @Pascual Almagro

De acuerdo a sus palabras, decidió ponerlo porque le llamó la atención y porque los más pequeños le hacen la vida imposible a los demás mientras sus padres consumen. “Vi la frase en Internet y me gustó. La palabra ‘esclavo’ es la que más polémica ha creado. Y es una broma. Quiero dejar claro que el mensaje está dirigido a los padres, yo adoro a los niños. Pero no puede ser que los niños corran y molesten a las demás mesas e incluso a todo el vecindario y los padres no hagan nada“, aseguró.

Pixabay (Imagen Referencial)

El cartel cumplió un año instalado en el bar y se lo robaron, pero su dueño volverá a ponerlo todas las veces que crea necesario. 

¿Te parece que es una buena idea?

Puede interesarte