Por Daniela Morano
13 noviembre, 2017

El plan era macabro.

Ramón Sosa es un hombre puertorriqueño con una historia casi sacada de película. Según reportó el sitio web Emol, el hombre tuvo que contactar al FBI para fingir su propia muerte cuando comenzó a sospechar de que esposa planeaba asesinarlo. Él y María se conocieron en un club de salsa y fue profesora de kickboxing en el mismo gimnasio que atendía Sosa y se casaron el año 2010.

Pero como en muchas relaciones, el amor llegó a su fin y la mujer quiso divorciarse. Los dos atravesaban ciertas dificultades económicas lo que inevitablemente generó conflictos en la relación.

Istock

María contrató a un sicario, un hombre llamado Gustavo, para deshacerse de su marido, ofreciéndole $2 mil dólares y la camioneta de Sosa. Sin embargo ella no sabía que el hombre al que contrató era compañero de gimnasio de su esposo.

Este le contó a Sosa del plan de su esposa. “Él había tenido problemas en el pasado, pero ya había cambiado su vida, y yo lo entrenaba. Cuando me llamó y me dijo que quería verme porque había alguien que quería matarme, pensé que me estaba haciendo una broma,” aseguró Sosa.

Istock

En un principio no lo creyó así que le pidió a Gustavo que se reuniera con ella con un micrófono escondido. Con la grabación fueron hasta una comisaría donde finalmente junto al FBI investigaron el caso y planearon que Sosa se tomara fotos fingiendo estar muerto para luego mostrárselas a ellas.

La mujer al ver las fotos se rió y fue arrestada. Admitió su culpabilidad y fue condenada a 20 años en prisión por un crimen que nunca ocurrió.

No te lo pierdas