Por Andrés Cortés
31 mayo, 2018

Bailó una canción, luego vivió una pesadilla.

La música tiene algo especial que nos conecta y une. Basta que unos buenos beats nos seduzcan para que de forma casi automática nuestros pies comiencen con un leve tambaleo que posiblemente nos llevará a las pistas de baile en donde daremos todo y este hombre sólo quería divertirse, pero un infierno se desató en las redes sociales.

Sean O’Brien solo quería dejarse llevar por la música y bailar a su propio ritmo, pero un video que grabó un desconocido y publicó en las redes sociales lo destrozó.

Twitter @CassandraRules

Así fue como un grupo de hombres y mujeres arruinaron las ganas de bailar de Sean cuando se comenzaron a reír de él debido a su sobrepeso. En la imagen superior podemos ver cómo se deprimió al notar las burlas de la gente.

Lo peor de esto que en internet también se burlaron de él, de las peores formas posibles. Pero lo que no imaginó este grupo de personas con malas intenciones es que hay más gente que apoya y motiva a las que odian y generan problemas.

Twitter @CassandraRules

Fue así como Cassandra Fairbanks, una activista, escritora y política, se dedicó a buscar a este hombre en Twitter y finalmente lo encontró, con el fin de entregarle un mensaje de apoyo, donde recibió el apodo de “Dancing Man” (hombre bailando).

Lo que Sean no sabía es que gracias a su búsqueda bajo el hashtag #FindDancingMan (encontremos el hombre que baila), le gestionaron una gran e inesperada fiesta llena de celebridades en donde prometieron darle una noche de película.

Twitter @CassandraRules

Todo comenzó en un viaje hasta California, en donde bailó para un juego de Dodgers, una franquicia de las grandes ligas de Béisbol en Estados Unidos.

Sean O’Brien

Y claro, Sean necesitaba otra fiesta, por lo que organizaron una que recaudaba fondos para diversas ONG’s anti bullying.

Facebook Sean O’Brien

Esto causó tanta repercusión que incluso artistas como Pharrel Williams y Moby se unieron a la fiesta de Sean, manifestando a través de Twitter.

Twitter @Thelittleidiot

Luego de un tiempo en que la dignidad de Sean (o Dancing Man) se recobró con absoluta confianza, incluso le realizaron un documental para ver este caso, el cual puedes ver acá.

No deja de sorprendernos cómo la triste historia de Sean tuvo un increíble final. Las personas, lamentablemente, se toman muchas atribuciones al criticar al otro sin darle el mínimo de tiempo para conocerla. Esperamos que estos hechos no se vuelvan a repetir.

Puede interesarte