El resultado es desconcertante.

Mar Camacho, de Monterrey, México decidió realizar un experimento social en el que se «expondría» usando vestidos casuales durante cinco días para dejar de manifiesto las agresiones verbales y ofensas a las que la mayoría de las mujeres ha sido víctima durante el acoso sexual callejero.

Su intención fue la de contabilizar las agresiones y crear conciencia social.

Este es uno de los vestidos que utilizó.

Mar Camacho 

Compartió en su cuenta de Facebook el resultado del experimento, dejando ver que la sociedad todavía no es un lugar seguro en donde las mujeres podamos sentirnos protegidas siempre.

Mar aclaró que usó vestidos casuales, que cualquier chica podría llevar durante un caluroso día.

Mar Camacho 

Creyó necesario dejar evidencia de que no se trató de vestidos entallados, con los que muchas veces se escudan los agresores cuestionando «por qué se viste así».

Mar Camacho 

Algunos le preguntaron por qué se vestía de esa manera y ella atinó a responder que era como quería, seguro porque se sentía bien y cómoda. Pero son los comentarios y las miradas los que nos hacen sentir violentadas.

Mar Camacho 

De los cinco días que duró el experimento, Mar fue «elogiada» 95 veces por verse bien.

326 personas la acosaron verbalmente y tan sólo 9 intervinieron para defenderla y detener la agresión. Mar expresó su preocupación por el hecho de que la atacaron por el simple hecho de llevar vestido.

Imagen ilustrativa- Pixabay

«Fue una lástima ver que no sólo en el transporte público existe este tipo de violencia. Me pasó en mi colonia y en mi propia facultad. Es indignante que tengamos que restringirnos sólo por temor a que nos estén diciendo cosas».

-Mar Camacho en Facebook-

En promedio, 65 personas la agredieron y 19 la elogiaron.

Imagen ilustrativa- Pixabay

 

Durante el experimento, un hombre en el transporte público intentó tocarle el trasero, pero el conductor intervino y le ordenó que se bajara. Otro hombre la siguió por su facultad hasta que ella tuvo que pedir ayuda en un local.

Imagen ilustrativa- Pixabay
Imagen ilustrativa- Pixabay

Un tercer hombre supuestamente la estaba grabando con su celular; unos chicos lo echaron del lugar.

Imagen ilustrativa- Pixabay

«Es indignante que tengamos que restringirnos sólo por temor a que nos estén diciendo cosas. (…) que sepan que aunque no participen en el acoso, si ven que sucede no se queden callados, muchas veces entramos en shock o no sabemos como actuar y que muestren su apoyo es un paso muy grande».

-Mar Camacho en Facebook-

Fuente

¿Qué opinas al respecto?

Puede interesarte