Cuando esa agua tocó la boca de una de ellas, comenzó a sufrir una reacción alérgica y debió ir al hospital.

Para tener acceso al baño o a sentarse en un restaurante, generalmente se debe consumir algo, o si no, no podrás estar ahí. Y al parecer eso fue lo que sucedió con unos estudiantes que quisieron usar las sillas de un reconocido café y tuvieron que pagar las consecuencias por no comprarles.

De acuerdo al DailyMail, un grupo de estudiantes de no más de 15 años estaba esperando que uno de sus amigos comprara una bebida en un negocio cercano, así que mientras, decidieron sentarse en la terraza de la calle del Costa Coffee, un reconocido café de Enfield, al norte de Londres.

Sin embargo, jamás imaginaron que eso molestaría a uno de sus trabajadores, quien salió en un par de ocasiones a advertirles que se retiraran si no iban a consumir algo.

Granville Harrison

Los chicos, como todo joven, no vieron el aviso con seriedad y continuaron ocupando los asientos del recinto, situación que desató la furia del trabajador que ya les había advertido y rápidamente salió a espantarlos con el balde de agua para limpiar.

Según las imágenes de la cámara de seguridad, al verlo asomarse con agua, la mayoría de los chicos comenzaron a correr, pero dos niñas se quedaron sentadas, pues no vieron nada malo en estar esperando ahí mientras su compañero se desocupaba.

Granville Harrison
Granville Harrison

El líquido del contenedor fue arrojado a ambas, quedando una más afectada que la otra. A Sade Harrison le llegó el agua en la cara, piernas, chaqueta, pelo e incluso un poco entró en su boca, lo que produjo una reacción cutánea por los productos químicos de limpieza y tuvo que visitar a su médico para recibir tratamiento.

Sade Harrison

“Cuando vi el video, me enojé. No podía creer lo que estaba viendo, no pensé que ese tipo de comportamiento todavía sucedía. Estaba en estado de shock, que un miembro del personal de una cadena bien conocida se comportara de esa manera. Pensé que Costa Coffee tenía miembros profesionales en su personal” dijo Harrison, el padre de Sade, quien está pensando emprender acciones legales contra la cadena, pues asegura que la comunicación tras el incidente ha sido pobre.

Por ahora, la gerencia de la tienda suspendió al trabajador involucrado y comenzaron una investigación para ver los niveles de responsabilidad en el asunto. “Estamos muy decepcionados de ver este comportamiento de uno de nuestros baristas y nos hemos disculpado con la familia” comentó un portavoz de Costa Coffee.

¿Responsable? Juzga tú mismo:

Puede interesarte