Por Kat Gallardo
12 enero, 2018

Y lo dijo también el New York Daily News: tienes “mierda en el cerebro”.

Hay noticias que día a día nos molestan y otras que van más allá de los límites e indignan. El último tiempo, muchas noticias relacionadas a Donald Trump nos indignan por completo. No hay que ser injustos y decir que son las noticias “relacionadas a Estados Unidos”, ya que la responsabilidad la debe asumir de forma individual.

Es probable que este año nos enfrentemos a una serie de escándalos políticos desde Estados Unidos. Puede ser que efectivamente, le queden pocos días en la Casa Blanca a Donald Trump.

AP

En una reunión que el Mandatario mantuvo con legisladores de la Casa Blanca, quienes propusieron un proyecto de ley migratorio, él consideró adecuado comentar: “¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viviendo aquí?”.

“¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viviendo aquí? ¿Para qué queremos a haitianos aquí? ¿Para qué queremos a toda esta gente de África?”

-Donald Trump

Se refería a todos nosotros. Sí, porque si bien lo dijo en concreto sobre los ciudadanos de El Salvador, Haití y algunos países africanos, la actitud respecto a las políticas migratorias del señor Trump son transversales. A él le importa únicamente Estados Unidos y lo aseguró al defender sus declaraciones. Es decir, si no naciste dentro de sus fronteras, bien puedes ser ciudadano de un “agujero de mierda”, según su lógica.

Su problema parece no ser sólo con Corea del Norte, México, Cuba, El Salvador, Haití, algunos países africanos o el Medio Oriente. Su problema es él.

AP

Estamos a una semana de que cumpla recién un año como Presidente de Estados Unidos y en este corto período, nos ha mostrado la peor cara de un país con una población votante confundida. No hay que olvidar que el voto popular, como mayoría, lo ganó Hillary Clinton, pero como predomina el ganador por Estados, terminó él al mando.

En todo el mundo, el sistema electoral varía y si bien lo más sano para una nación es respetar la institucionalidad, en este caso, lo más sano para el mundo es aferrarse al dato de que la mayor parte de la población estadounidense lo desaprueba.

Donald Trump representa todo lo que está mal en el mundo actualmente. La prepotencia, la xenofobia, la falta de empatía, la frialdad, la arrogancia, el egoísmo, la poca visión de futuro y la falta de filtro. No hay que leer demasiados periódicos para notarlo, solo basta ver su perfil en Twitter.

AP

Las voces que hablan de un Impeachment -o el juicio para llevar a cabo una destitución- en Estados Unidos, sólo parecen acrecentarse. Sus índices de aprobación descienden a niveles históricos, su falta de protocolo pone en riesgo la seguridad de su país, el propio partido Republicano está dividido frente a su figura.

Y como si fuera poco, el libro Fuego y furia: dentro de la Casa Blanca de Trump firmado por Michael Wolff, que tiene como fuente directa a personas de su confianza, como Steve Bannon (quien alcanzó a ser su consejero), cuestiona -entre muchas otras cosas- su salud mental.

Se hace urgente y necesario, que una potencia política y económica como Estados Unidos, recupere el rumbo. Con cada declaración aún más indignante que la anterior, profesadas por Donald Trump, las voces que piden a un líder de verdad se hacen más fuerte.

Nosotros, que probablemente no somos de un país idóneo en la mente del mandatario, bien podemos seguir felices en nuestro “agujero de mierda”. Pero incluso desde acá, tenemos mejor visión. Ya va siendo hora de que Estados Unidos pronuncie las palabras que hicieron conocido a Donald Trump en televisión:

“Trump, estás despedido”

No te lo pierdas

Te puede interesar