El término “cocina estadounidense” ahora comprende en su mayoría platos latinos. ¿Algo que decir Donald?

Si algo caracteriza a la cultura estadounidense es la diversidad en su población. Un país de inmigrantes y en donde solo los indígenas nativos reivindican esa tierra como su patria ancestral. Las transculturización, quieran o no los neototalitaristas que dominan la escena política actual, solo ha traído a la nación fortaleza, crecimiento y estabilidad.

New York Post

Y si algo caracteriza a una cultura es su comida. La comida que se cocina en Estados Unidos es tan variada como su población. Dado que la olla estadounidense contiene una mezcla de muchas otras cocinas, el término “cocina estadounidense” define vagamente a una colección de platos tradicionales que se han hecho populares en todo el país.

De hecho, la historia de la gastronomía latina en Estados Unidos comienza con los inmigrantes, quienes han sido factor fundamental para el boom gastronómico. 

AP

Por ejemplo, para comprar en Estados Unidos plátano maduro, un favorito de la comida latinoamericana, ya no hace falta buscar algún almacén étnico: se consigue congelado en las cadenas de supermercados.

La textura, los sabores y los colores de la gastronomía latinoamericana conquista Norteamérica. La quinoa, el chile, el cacao, el jalapeño y frutos exóticos forman parte del aporte del sur del continente.

Getty

La comida hispana ha crecido de manera exponencial en más de un 31% entre 2012 y 2017. Y es que los latinos tenemos algo especial en nuestras comidas, que siguen maravillando a los poderosos del norte.

Hoy por hoy, se venden más tortillas que hamburguesas y panecillos para “hot dogs”; los nachos son tan populares como las papitas fritas y los tacos y los burritos son tan consumidos que ya ni se los considera una comida extranjera.

Deleitese.com

Los hispanos representan más de una cuarta parte de la población estadounidense y seguirán creciendo así Trump construya un muro de mil metros. Ese crecimiento modifica profundamente la experiencia culinaria de los nativos. El mercado de alimentos y las bebidas hispanas fue de $8.000 millones de dólares en el 2016, según la firma de investigaciones del mercado Packaged Facts. Para el 2017, ascenderá a $11,000 millones.

“Notamos que la percepción de la comida latina ha cambiado más allá de la comida mexicana y ciertamente más allá de los alimentos enlatados o empaquetados. Los consumidores se han vuelto más sofisticados a la hora de pensar en qué es latinoamericano y lo asocian a la idea de frescura y de cierta sofisticación”, detalló a la BBC David Sprinkle, director de investigaciones de Packaged Facts.

Shutterstock

Hablemos de los platos y bebidas que más le gustan a los estadounidenses, y entendamos la importancia de la presencia latina en ese país.

¡México lindo y querido! El país más atacado por el misógino y megalómano naranja que se sienta en el Salón Oval de la Casa Blanca. Su cultura gastronómica es una de las más amadas en EE.UU.

Sin duda, la presencia de los tacos, las tortillas y burritos lideran esta tendencia de comidas latinas, y los mexicanos son expertos. Los platos de esta gastronomía alcanzaron el tercer puesto de los más consumidos por los estadounidenses y los restaurantes con este tipo de menú representan el 8% de los establecimientos del país, con más de 57.000 establecimientos, según datos de la Asociación Nacional de Restaurantes (NRA).

De acuerdo con la NRA, existen más de 14.000 restaurantes de comida mexicana como Taco Bell, que domina la escena con más del 40% de los establecimientos, seguido de Chipotle Mexican Grill, que se ha expandido tanto a nivel nacional e internacional, y ahora representa más del 10%.

¿Y qué me dicen del ceviche peruano?

mascomidaperu.com

En los restaurantes estadounidenses cada vez es más frecuente degustar unos deliciosos anticuchos, festejar con el apetecido ceviche o la causa rellena. Ya a nadie se le hace extraño escuchar el término chaufa e incluso hasta hemos aprendido que de una ciudad llamada Huancayo proviene una delicia llamada papa a la huancaína.

Aunque conseguir productos frescos sea más difícil en este país, se pueden sustituir algunos por otros, como el ají amarillo típico del Perú por el ají panca en pasta, cuidando de no variar mucho del resultado final.

Shutterstock

Ni 50 años de bloqueo impidieron que la gastronomía cubana se adentrara en la cultura estadounidense. Y nadie puede resistirse al exquisito lechón asado cubano,  un plato típico de la isla caribeña cuya preparación es un festival de sabores que vuelven loco a cualquiera.

En este plato, como en muchos otros de América Latina, prevalecen los sabores de la tierra, como la yuca, los frijoles y verduras. Muchos establecimientos en Miami ofrecen este plato en diciembre, como costumbre latinoamericana.

Además en el menú cubano también se puede encontrar el arroz con pollo, el tasajo y el rabo encendido.

Istock

¿Has probado la arepa venezolana?

Ya, no caigamos en la eterna discusión sobre el origen de la arepa. Los venezolanos la han adoptado como propia y han hecho maravillas con este plato. El secreto de su preparación es la harina de maíz, que es comercializada por varias empresas, y su relleno puede variar de manera casi indefinida. Esa es la verdadera magia de la arepa.

Shutterstock

Los colombianos también se atribuyen la arepa, pero yo prefiero destacar la bandeja paisa, que se compone de una sopa de pollo o carne y un plato salado que puede combinarse con frjoles, aguacate o palta, arroz, huevo y porcino.

Ni hablar de la gastronomía argentina. Sus famosos cortes de sus carnes se han vuelto muy conocidos en Estados Unidos y los asados han logrado clasificarse entre los favoritos. Si no has comido un matambre con un poco de chimichurri, puede que estés desperdiciando tu vida.

Otros países compiten con Argentina para posicionar sus carnes, como Uruguay o Chile. Este último ha llevado a EE.UU. una enorme variedad de productos del mar que maravilla a la población.

Shutterstock

Por favor busquen un local chileno y prueben la paila marina. Se prepara con almejas, choritos, navajuelas, machas, picorocos, piures, etc. Vino blanco, especias y caldo de pescado. Una delicia.

Y tanto hablar de comida, a cualquiera le da hambre.

¡Arriba la comida latinoamericana!

Te puede interesar