Por Javiera González Ruiz
10 octubre, 2018

Esto puede molestar a muchos padres, pero una mujer lo aconseja así después de aprender con una terrible experiencia.

Cuidar niños es un trabajo que siempre va a existir. Por estos años los padres ya no se encierran en la crianza y siguen haciendo sus vidas y teniendo diversos panoramas con amigos o compañeros de trabajo… ya que no por tener un bebé en casa se van a limitar a tener vida social.

Siempre que tengan a alguien de confianza con quien dejarlo, claro…

Por eso las niñeras son tan requeridas, sin embargo un hermoso trabajo se puede ver empañado por algunos malos padres, o familiares que solo buscan perjudicarlas. Al menos así lo advirtió esta cuidadora, que aprendió de su jefe a jamás recibir niños dormidos o en sus sillas de auto.

Pixabay (Imagen Referencial)

Apenas ella recibía a un niño, lo despertaba. Sin duda es una práctica que puede molestar a muchos padres, pero es parte de la política del trabajo y ante eso no queda otra que acatar.

Si bien en un principio pensaba que era para mantener el horario de los niños, luego comprobó por experiencia propia la verdadera y terrible razón que había detrás. 

Pixabay (Imagen Referencial)

Resulta que un día recibió a un niño profundamente dormido. Lo había llevado su abuela y cuando lo intentaban despertar y no sucedía, la mujer insistía en que había dormido mal en casa así que estaba muy cansado.

Al oír esa explicación y ver al niño, el jefe de la niñera llamó de inmediato al 911. 

Pixabay (Imagen Referencial)

Resulta que la abuela tenía la costumbre de darle algunas medicinas a los niños para que se quedaran tranquilos cuando los cuidaba, pero esa vez le dio una medicina a un bebé de 6 meses. Era grave y el niño tuvo que ser llevado al hospital de emergencia… afortunadamente despertó.

Sin embargo, de acuerdo a la niñera, es muy importante implantar esa política en ese tipo de trabajos, pues según su jefe, existe un montón de padres maltratadores que contratan servicios de guardería para ocultar sus abusos. Muchas veces los pequeños llegan con brazos quebrados, golpes, síndrome del bebé sacudido… y como llegan dormidos y lucen aparentemente bien, es fácil culpar luego a las niñeras.

Así que ya sabes, si sueles cuidar niños, asegúrate de recibirlos totalmente despiertos.

Puede interesarte