Por Andrés Cortés
5 junio, 2018

“¡No me diga que baje la voz!”, le gritó ella cuando el joven intentó calmarla. Nada funcionó y todos fueron simples testigos.

El ingreso a la educación superior, ya sea universidad o instituto, constituye para muchos jóvenes el paso más cercano a la adultez y es cuando por fin sienten libertad de acciones, y sobre todo de los padres. Pero para un joven de Colombia, ninguna de estas promesas de libre albedrío fue real.

El joven estudiante se encontraba en la cafetería del recinto Politécnico Jaime Isaza Cadavid, en Medellín, Colombia, cuando algo interrumpió fatalmente su día.

Facebook Ordure Colombia

El muchacho no se encontraba solo, frente a él había una persona y le estaba gritando.

Los cientos de estudiantes que se encontraban a su alrededor eran cómplices de este acto de violencia, pero todo tenía una buena explicación: la persona que le gritaba sin piedad era su madre.

Facebook Ordure Colombia

En un principio no se comprende lo que se le reclama tan enérgicamente, pero luego de unos segundos este espectáculo cobra sentido: la mujer le alegaba por un nuevo tatuaje que tenía el joven, así como por los aros que tenía en sus orejas.

Yo veo que te estás haciendo otro tatuaje y te lo juro que te largas de la casa, te largas de la casa. Y no vas a llorar, profesaba la madre mientras todos los estudiantes miraban la situación. No reían, no lo comentaban, ellos entendían que la palabra de una madre se respeta y miraban nerviosos el suelo.

Lo mismo hacía el joven que fue el centro de atención por un minuto que se hizo eterno. La madre de este parecía alejarse por unos segundos, pero luego regresaba y continuaba con sus alegatos.

“Pareces un gamín (ladronzuelo), límpiate esas orejas…

¡No me diga que baje la voz! ¡Un millón de pesos te pagué esa matrícula, un millón de pesos!”

-Alterada Madre

Facebook Ordure Colombia

El video rápidamente se transformó en un viral y alcanzó más de 1,5 millones de reproducciones en Facebook. Y claro, los comentarios de todo tipo no se dejaron esperar.

Algunos reían de la incómoda situación que vivió este joven, en donde criticaron el poco acierto que tuvo esta madre al encarar a su hijo frente a toda la universidad.

Otros, los menos, aseguraban que todo este espectáculo se trataba de una obra teatral para la universidad, pero desconocemos la verdad sobre esta situación.

Aquí puedes ver el video completo.

¿Tú qué opinas de esta situación? En caso de que fuera real como creemos, opinamos que es muy violenta y traumática. Solo pensar cómo reaccionaron sus compañeros frente al enojo que sufrió este muchacho.

Puede interesarte