Por Maximiliano Díaz
21 agosto, 2018

Dicen que Asia Argento abusó de Jimmy Bennet y le pagó por su silencio. Hoy, la actriz y directora rompe el silencio, asegurando que todo es mentira y que el chico «solo busca dinero».

Asia Argento fue una de las precursoras del Me Too. Una actriz y directora increíblemente talentosa, y con una energía feminista pocas veces vista en otros lugares y ocasiones, denunció haber sido violada por Harvey Weinstein en la clausura del festival de Cannes de 1997. La misma mujer que se había vuelto una especie de emblema en relación al progresismo femenino y feminista, reconocida por los menos cinéfilos por ser pareja de Anthony Bourdain hasta su muerte, aseguraba hace apenas un par de meses, en la clausura de la versión de este año del mismo festival, que Weinstein «nunca más sería bien recibido». Aplausos. La industria podía sentirse protegida por otra gran exponente de la dignidad femenina.

AP

Sin embargo, hoy una denuncia pública pone a Argento en la misma vereda que al repudiado y reconocido abusador. Según el medio estadounidense The New York Times, Argento habría llegado a un acuerdo judicial para acallar la posibilidad de una denuncia de un actor que, siendo aún un muchacho, habría sido acosado sexualmente por la actriz y activista. Según el diario, los periodistas tienen acceso a documentos que prueban tanto el encuentro sexual como el arreglo monetario.

AP

De acuerdo a lo que relata el medio, la víctima habría sido Jimmy Bennett. De acuerdo al relato, Argento y Bennett se conocieron el año 2004, en esa época, el actor infantil trabajaba en la película «El corazón es mentiroso», una producción dirigida y protagonizada por Argento. Bennett era apenas un niño: 8 años y una carrera que comenzaba a elevarse frente a la presencia de las cámaras por su velocidad impresionante para aprender diálogos. Allá, según se dice, el trabajo se habría desarrollado sin novedades. Ambos profesionales y discretos. Pero las cosas, como todos sabemos, cambian.

Una relación de madre e hijo

Año 2013: habían pasado 9 años desde que los actores tuvieron su primer encuentro profesional. Bennett acababa de cumplir los 17 y ya no era un muchacho anónimo en la industria. Argento, de 37, continuaba en el punto álgido de su carrera. Según el Times, ambos se encontraron en Marina del Rey, en el estado de California. Allá, el actor asegura haber sido acosado sexualmente por Argento. Todo sucedió en una habitación del hotel donde él se hospedaba , donde todo habría sido muy familiar. De hecho, ese día Argento subió fotografías de ambos a Instagram. La edad de consentimiento en California es de 18 años.

My son my love until I will live @jimmymbennett marina del rey 05.2013

A post shared by asiaargento (@asiaargento) on

Ese día, según relata el documento que cita el Times, Argento sabía que Bennett estaba en el hotel, y ambos arreglaron reunirse. De acuerdo al actor, él siempre percibió esa relación como una de madre e hijo. Pero, al parecer, Argento no se sentía igual. Ese día, continúa el relato, la directora le dio unos tragos al actor y le mostró unas notas que tenía escritas en una hoja de papel. Entonces, lo besó, lo empujó sobre la cama, le bajó los pantalones y le realizó sexo oral. Luego, se puso sobre él y mantuvieron relaciones.

Happiest day of my life reunion with @jimmymbennett xox

A post shared by asiaargento (@asiaargento) on

«Una ayuda para el joven Benett».

El Times cuenta que ese encuentro echó abajo la carrera y la salud mental de Bennett. El abogado del actor le escribió una carta a la actriz, en ella, se decía que los ingresos de Bennett decayeron en 2,7 millones de dólares en comparación a los 5 años anteriores al encuentro. Según el comunicado, todo eso tenía que ver con el impacto emocional que le habría significado al joven estar con Argento. Exigiendo una reparación y una indemnización, la carta detallaba la intención de demandar a la actriz por 3,5 millones de dólares. Entonces, ella habría decidido llegar un arreglo alejado de los tribunales. Pero esto no es todo, el diario asegura tener otras pruebas más que contundentes, y que habrían llegado al medio de forma anónima. Entre estas, dicen, hay una fotografía de Bennett y Argento en la cama. La imagen tiene una fecha: 9 de mayo del 2013; otra de las pruebas, aseguran, es una carta de Carrie Goldberg, abogada de Argento, que el año pasado le habría escrito a su clienta algunos detalles del pago extrajudicial a Bennett. Ahí no se hablaba de silencios ni indemnizaciones. La abogada le daba elegancia y sutileza a su texto utilizando la palabra «ayuda». La ayuda habría consistido en nada menos que 380 mil dólares a cambio del silencio del joven actor, que ahora intenta hacerse una carrera musical.

Argento lo niega todo

En cuanto a la misma Argento, ella ha sido la única preocupada de salir a dar declaraciones sobre los hechos. Frente a las aseveraciones del Times, ella aseguró que nada de eso era real. En un comunicado oficial, la actriz declaró que «Reniego y condeno rotundamente la información difundida por el artículo del New York Times. Me siento profundamente herida e impresionada de leer una noticia que es completamente falsa. Jamás tuve relaciones sexuales con Bennett».

En su comunicado, Argento atribuye la presunta victimización de Bennett a un  conflicto de poder y dinero: asegura que el adolescente habría inventado esta maraña de mentiras porque se habría enterado de la relación de la directora con el chef Anthony Bourdain, a quien ella describe como un hombre de gran riqueza, y que esto era un tema recurrente en el medio televisivo.

Según Argento, Bennett logró su cometido, y habría sido su misma pareja quien la motivó a darle dinero a Bennett a cambio de que los dejara en paz: «Anthony, personalmente, accedió a ayudar a Bennett económicamente, bajo la condición de que no volviera a meterse en nuestra vida«. Sin embargo, y con un pesar perceptible en su declaración, Argento asegura que la credibilidad es algo difícil de obtener en su contexto. Asegura que esta acusación constituirá una persecución de largo aliento, y que no tiene otra opción que oponerse a estas falsas declaraciones.

Sin embargo, la declaración de Argento no aborda, en absoluto, la presunta fotografía de ambos desnudos en la cama que, según se dice, está circulando por las redes y que muchas personas habrían visto.

Muchos se preguntan por qué un emblema feminista intentaría acallar un abuso que la involucre mediante el uso del dinero. Una posible respuesta podría encontrarse en las fechas. La carta del abogado de Bennett llegó en noviembre pasado. Un mes antes, Argento había dado su testimonio al reportaje del New Yorker en el que una docena de mujeres denunciaban los abusos sistemáticos de Harvey Weinstein. La directora comenzaba a elevarse como emblema. ¿No podía dejar ir esa oportunidad? ¿Temía que un movimiento que involucraba a otras personas perdiera credibilidad? ¿No fue, simplemente, capaz de reconocerlo? ¿Es de verdad una invención de Bennet? Después de las declaraciones de Argento, las aguas están más que divididas.

Puede interesarte