Y por eso ha sido aplaudida y premiada.

A veces lo poco es mucho y lo simple puede llegar a sorprender. Eso es exactamente lo que pasó con esta construcción. La capilla de San Bernardo está ubicada en la mitad de un campo… en ella no hay luz, ni una gran puerta, ningún servicio y ni siquiera tiene una cruz. Es, solamente, una estructura de ladrillos.

Nicolás Campodónico

La construcción que está cerca de Córdoba, de tan sencillas características, fue premiada por la página de arquitectura más importante del mundo: ArchDaily. Su simplicidad esconde importantes detalles que la hicieron la mejor construcción religiosa del año.

Su arquitecto, Nicolás Campodónico, puso en una de sus ventanas dos palos de maderas. Nada más. Un truco que hizo que gracias a la luz del sol (la única iluminación de la capilla) la sombra de ellos forme la cruz en las paredes. No es física, pero existe.

Proyectobaq
Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

La entrada también tiene su particularidad. Es tan pequeña que está casi escondida en un lado de la construcción, no al frente. Uno recorre pasillos entre sombras para luego llegar a un gran espacio. Para esto, obviamente, Campodónico también tuvo sus razones.

Nicolás Campodónico

“Es como ir perdiendo de vista lo material para llegar a lo intangible”

-Nicolás Campodónico”

La construcción le tomó cinco años. Comenzó el 2011, terminó el 2015 y hoy está orgulloso de su premio y del valor que se le ha dado a esta capilla tan única.

Proyectobaq

¿Y tú, también la premiarías? 

Puede interesarte