Por Alejandro Basulto
15 marzo, 2021

El octogenario Abderrazaq Khatoun volvió a ejercer su paternidad como hace tiempo no lo hacía. Los acompañará mientras pueda.

La guerra civil de 10 años en Siria ha ocasionado terribles pérdidas para el país y la humanidad. Según la ONU, son 6,6 millones de desplazados en el territorio, 5,6 millones de personas que tuvieron que emigrar a otros país y más 388.000 muertos producto de una violencia que apenas ha tenido contadas pausas, son parte del panorama que se vive en esta nación del Oriente Próximo. Lamentables bajas humanas en la que, entre las personas que han tenido que llorarlas, está Abderrazaq Khatoun, un anciano de 83 años que le tocó enterrar a 13 de sus 27 hijos y a una de sus tres esposas.

AFP

Pero aún a sus tantos años, este hombre que está a cargo de un gran familia, no quiso bajar los brazos. Y por ello, adoptó a 11 niños, sus 11 nietos, hijos de los que para él son sus “7 hijos mártires”, instalándose con ellos y su familia de 30 miembros en cuatro tiendas de campañas que construyó en unas tierras agrícolas que alquiló en la ciudad de Harbanoush. Rodeado de olivos y de nuevos integrantes para su crecida familia, este hombre pasa sus días cultivando lo que puede y ayudando a sus pequeños con sus tareas. Les acompaña y les educa, preocupándose en todo momento que hayan aprendido lo enseñado.

“Espero que vivan una vida feliz y que recuerden las historias de sus padres sacrificándose para defender la tierra (…) No los privaré de nada mientras viva”

– dijo Abderrazaq Khatoun a AFP, según consignó France 24

AFP

Escenas como la del sentado en un colchón y rodeado de sus nietos de uno a 14 años de edad son habituales cuando llega la hora del estudio o del descanso. Un granjero que ha aprendido a ser papá nuevamente, luego de que la guerra civil le haya arrebatado a varios de sus hijos, quienes murieron combatiendo en las filas rebeldes contra las fuerzas gubernamentales. Pero no solo son guerreros los que perdió por el conflicto bélico de su país, porque entre los 13 hijos que en total vio fallecer, algunos incluso eran niños como los que hoy cría.

AFP

Sin embargo, a pesar de que cada día llora sus muertes, no deja de expresar lo orgulloso que está de ellos. Defendieron su tierra, se sacrificaron por ella, aún aunque significara morir tempranamente. Ejemplos de vida y de valentía que Abderrazaq Khatoun buscará enseñárselos a sus hijos, a quienes hoy cría como si fuera su padre.

AFP

Les habla sobre lo importante que es defender lo justo y pelear por una vida digna. Quiere que sus nietos valoren el sacrificio de sus padres y crezcan admirándolos como mártires que fueron. Y mientras este señor de 83 años cuida de sus nuevos 11 hijos, sigue esperando que se haga justicia por su esposa y los 13 descendientes que perdió por la guerra.

 

 

 

Puede interesarte