Por Teresa Donoso
19 diciembre, 2016

“Sólo Dios puede explicar la razón por la que sobreviví al accidente. Me tomó y me dio una segunda oportunidad”.

El defensa Alan Ruschel, uno de los seis sobrevivientes del accidente del Chapecoense, dio su primera conferencia de prensa donde se animó a hablar del trágico incidente que marcó su vida para siempre. El jugador de 27 años reveló entre lágrimas que un inesperado cambio de asiento habría hecho posible que sobreviviera.

Originalmente el futbolista estaba sentado en la cola del avión, pero según lo que repita el Daily Mail, el director del club, Cadu Guacho, le pidió que cambiara de asiento justo antes de despegar:

“Cadu Gaucho me pidió que me sentara más adelante y dejó que los periodistas se sentaran en la parte trasera. Yo no quería moverme pero vi a Jackson Follman e insistió que me sentara a su lado”.

Getty Images

El jugador casi no podía contener las lágrimas, algo que es normal tomando en cuenta la experiencia traumática que vivió y también le hecho de que sobrevivir al accidente significó que muchos otros murieran.

“Sólo Dios puede explicar la razón por la que sobreviví al accidente. Me tomó y me dio una segunda oportunidad”.

El jugador aseguró que no recuerda nada del accidente y que cuando se lo contaron sentía que era como una pesadilla.

“Trato de no hablar de la pesadilla, evito ver las noticias, pero por lo poco que he visto siento que fue culpa del piloto”.

@Ale_Lozetti

El piloto supuestamente habría despegado sin tener el combustible suficiente y tampoco habría parado para ponerle más combustible al avión, lo que habría generado la tragedia. La investigación sigue en curso y por el momento las autoridades bolivianas han suspendido la licencia de la aerolínea.

El jugador planea visitar cada una de las familias de los compatriotas que murieron aquel día, como una forma de conmemorarlos:

“Esta tragedia me dejó la lección de que hay que seguir viviendo. Toma las ventajas que te da la vida y haz el bien por los demás”.

Es bueno ver que dentro de toda la oscuridad que hay en su vida Ruschel comienza a ver un poco de luz, incluso si aún no es todo lo iluminadora que él querría.

Puede interesarte