Las fotos te decepcionarán…

De la gloria al olvido. Eso es lo que está pasando con uno de los lugares más importantes del deporte en todo el mundo. El estadio Maracaná fue sede de los Juegos Olímpicos de Río, de los Paralímpicos, y también del mundial de Fútbol del 2014, Copa Confederaciones 2013 y de los Juegos Panamericanos del 2007.

Reuters

Hoy, a sólo cinco meses de las Olimpiadas, está lleno de gusanos y varias de sus ventanas y puertas están rotas. Una gran parte de los asientos ha desaparecido y además, ha sido víctima de vandalismo y violentos robos.

Agência O Globo

Como si fuera poco, tampoco tiene luz, ya que no se han pagado las facturas y tiene una deuda de casi tres millones de reales brasileños… sí, casi 1 millón de dólares.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

¿De quién es la culpa? Ni siquiera eso está claro…

El consorcio cree que el comité organizador de Río 2016 es responsable, mientras que ellos se defienden de que incluso lo devolvieron mejor de lo que lo recibieron.

Fue en algún momento el estadio más grande del mundo gracias a su capacidad… hoy está completamente botado.

Alex Ferro

Ojalá alguien haga algo…

Puede interesarte