Por Teresa Donoso
26 enero, 2017

“Come con nosotros, bebe con nosotros y duerme con nosotros. Es parte de la familia, jamás pensaríamos en abandonarlo”.

Desde el comienzo de la guerra en Siria en el año 2011 más de 400 mil personas han perdido la vida y cerca de 11 millones de personas han debido arrancar del país para salvarse. Hacerlo ha significado dejar todo lo que conocían atrás, incluidas sus posesiones más preciadas, los lugares donde crecieron y sus hogares. Sin embargo, si hay algo que la gente se niega a abandonar es a sus mascotas.

Ese es el caso de una familia que caminó, como tantos otros, cientos de kilómetros a lo largo de Turquía. Pero en su caso, no caminaron solos: lo hicieron en la compañía del gato de la familia.

International Rescue Committee

La vida del gato también ha sido trágica, tal como la de cualquier otra persona viviendo en medio de un conflicto armado y, de hecho, su madre murió al ser alcanzada por una bomba cuando él era un pequeño gatito.

Su nombre es Tabboush que significa “gordito”.

Cuando la familia se dio cuenta de que había llegado su hora de partir, decidieron caminar cientos de kilómetros hasta llegar a Grecia. Tabboush se fue con ellos porque no podían soportar la idea de abandonarlo.

International Rescue Committee

Tabboush pronto se volvió muy popular en el campo de refugiados donde se estaban quedando, entregándole todo su amor a las otras familias que se encontraban allí y en especial a los niños.

Según lo que la familia le aseguró al Comité Internacional de Rescate, Tabboush nunca se separa de ellos:

International Rescue Committee

“Come con nosotros, bebe con nosotros y duerme con nosotros. Es parte de la familia, jamás pensaríamos en abandonarlo”.

Ojalá que pronto puedan encontrar un hogar definitivo.

Puede interesarte