Por Alejandro Basulto
6 noviembre, 2019

Este fenómeno psicosocial no es exclusivo de un país, continente o de un tipo de nación, ya sea esta subdesarrollada o una del primer mundo. Todas las naciones están sujetas a esta problemática.

El bullying es una constante preocupación en las escuelas y en los distintos espacios educacionales. Son muchos los niños que debido al constante acoso, han tenido que cambiarse de colegio, abandonar los estudios o hasta, en los casos más drásticos, optar por el suicidio, debido a que el hostigamiento es tanto, que logra desencadenar las peores depresiones en un niño u joven.

London Streets

Y este fenómeno psicosocial no es exclusivo de un país, continente o de un tipo de nación, ya sea esta subdesarrollada o una del primer mundo, todas las naciones están sujetas a esta problemática. Unas menos que otras, pero el acoso escolar es una fenómeno transversal y mundial, al que muchos expertos y organizaciones como la ONU y UNESCO han buscado disminuir, investigando para hallar medidas y reformas que ayuden a evitar que casos de niños víctimas de bullying se sigan multiplicando.

London Streets

Pero claramente, hay muchos papás y mamás que no están interesados en seguir esperando mientras las autoridades intentan solucionar esta problemática. Por lo que se han hecho ellos mismos cargo de este problema cuando les afecta individualmente. Tomando en ocasiones medidas bastantes radicales y violentas, como la de una madre en Londres, quien tomó la osada decisión de enfrentar al supuesto acosador de su hijo, de una forma muy intimidante.

London Streets

En un video que fue filmado por London Streets, se logra ver cómo está mamá mira directamente a la cámara que sostenía el joven y lo amenaza por haberle hecho bullying a su hijo. Su rostro se encuentra a centímetros del supuesto acosador de su hijo, quien solo atina en intentar detenerla y evitar que el suceso pase a mayores.

Mientras ella, no deja de lanzarle improperios y decirle de que si vuelve atacar o desafiar a su hijo, ella le dará su merecido. Y esto es respondido por un «no puedes tocarme», del supuesto abusador. A lo que ella reacciona yéndose, atándose el cabello y volviendo a decirle que si toca otra vez a su hijo, ella le arrancará la cara a él, a su madre y a su padre.

Puede interesarte