Por Ghalia Naim
2 junio, 2017

Fueron los peores minutos de su vida…

Vivir en una ciudad capital llena de gente es demasiado abrumador, sobre todo en las horas punta. El transporte colapsa y resulta casi imposible respirar una vez adentro de una estación de Metro. Las personas hacen lo posible para ingresar a las cabinas antes que las puertas automáticas se cierren, y la agresividad es la única aliada si no deseas quedarte abajo. Sin ir muy lejos, una vez mi bolso se quedó atascado entre las puertas y tuve que dejarlo ir… era yo o él. Y ya saben qué elegí, de otro modo no estaría contando la historia.

Si una mochila fue terrible para mí, ¿cómo será perder algo más importante entre la multitud?

El video capturado desde una de las cámaras de seguridad de una estación de metro Luban en Nanning, China, ha dejado a todos impactados con los terribles momentos que sufrió una madre tras no alcanzar a sacar a su bebé del vagón.

Esta mujer salió del tren y las puertas se cerraron antes que lograra hacerlo también el coche en el que estaba su hijo.

Ella simplemente entró en pánico…

Para su suerte, dos personas notaron la situación y dieron aviso al personal del metro para que le comunicara a la señora que el bebé estaba en buenas manos.

Entonces ella tomó el siguiente vagón y agradeció enormemente la atención.

Esta clase cosas pasan todos los días y es bueno saber que hay gente bondadosa con la que se puede contar aunque sea desconocida.

¿Has tenido una experiencia parecida en el metro?

Puede interesarte