Por Camila Cáceres
11 abril, 2017

Arnold Schwarzenegger protagonizó película sobre su vida.

Es difícil imaginar el dolor que pasó Vitaly Kaloyev en julio del año 2002, cuando se enteró de que su familia había muerto tras la colisión de dos aviones sobre Alemania, junto a otras 754 personas. Su esposa Svetlana viajaba con los pequeños Konstantin, de 10 años, y Diana, de tan solo cuatro.

Aún peor, fue él mismo quien encontró el cadáver de su hija, habiéndose sumado a las labores de rescate.

Getty

El arquitecto ruso se sumió en una depresión desesperada, tratando de encontrar al culpable de su tragedia. ¿Era la aerolínea? ¿El gobierno alemán? 

Eventualmente se reveló que, a pesar de que la colisión fue justo dentro del borde alemán, los dos aviones tomaron su curso fatal sobre territorio suizo, controlado por la compañía Skyguide. Ese día un solo controlador aéreo, Peter Nielsen, había quedado a cargo de dos estaciones y no llegó a ver lo que sucedería hasta que fue demasiado tarde.

Skyguide asumió la culpa de lo ocurrido y Peter Nielsen se retiró voluntariamente, traumatizado por lo ocurrido.

A Vitaly poco le importaba cómo Nielsen se sentía: Había encontrado un culpable.

Getty

Mientras trataba de conseguir la información de Nielsen convirtió su casa en un museo del duelo: Las habitaciones de sus hijos se volvieron una mezcla de la forma en que los dejaron y una colección de las que en vida habían sido sus cosas favoritas. Su vida entera se había convertido en sufrir lo que había perdido, y odiar a quienes percibía como responsables.

Con la ayuda de un detective privado, dio finalmente con la dirección del ex conductor aéreo.

La escena es escalofriante: Kaloyev se acercó a la casa con un papel en la mano que llevaba escrito el nombre de Peter Nielsen. Gracias a esto un vecino le confirmó que ésa era su residencia, pero en lugar de tocar, el hombre se sentó en el jardín a esperar que Nielsen saliera.

Getty

Apenas lo vio, comenzó a acuchillarlo.

Peter Nielsen murió en presencia de su esposa y sus tres hijos.

Vitaly Kaloyev fue encontrado en un hotel cercano, visiblemente alterado, pero sin memoria de lo que acababa de hacer.

Fue condenado a ocho años en prisión por asesinato premeditado. Sus abogados apelaron que su estado mental no estaba siendo considerado, pero el juez había dado su sentencia.

Getty

Vitaly reveló eventualmente lo que recordaba del encuentro: Le habría mostrado a Nielsen fotos de sus hijos y el hombre habría golpeado su mano. Esto hizo hervir la locura que llevaba gestándose dos años en su interior y lo llevó a estallar.

Pasó tres años en la cárcel antes de que sus abogados lograran que un juez aceptara reabrir el caso. Luego de un nuevo juicio en noviembre del año 2008, Kaloyev fue liberado de prisión, porque su estado mental no había sido debidamente considerado al momento del juicio.

A pesar de haber asesinado un hombre, su pueblo en la república de Ossetia-Alania lo recibió como un héroe. La narrativa de su venganza sedujo a los jóvenes y le ganó el respeto de los mayores, que comprenden el terror de perderlo todo.

Kayolev mismo declara que ahora está “peleado con Dios».

“Matar [a Peter Nielsen] no me hizo sentir mejor. Fuera de mi abogado en la Corte, nada lo ha hecho. Incluso en la cárcel de Suecia nadie me condenaba o me reprochaba. Después de mis primeros dos años me transfirieron a una cárcel de menor seguridad donde podía comunicarme con otros convictos, y cuando salí a caminar al patio por primera vez casi todos se me acercaron a expresar respeto por lo que hice. La vida es más complicada que la ley”.

Vitaly Kayolev

EPA

Todos podemos imaginar, quizá, el nivel del dolor al que se vio enfrentado este hombre, pero es importante recordar que al cobrar su venganza hizo exactamente lo mismo a otra familia. 

¿Le parecerá justo si en el futuro uno de los hijo de Nielsen llega a matarlo? ¿Es esa la ley que queremos? Ojo por ojo deja a todo el mundo ciego.

Getty

Su historia no sólo conmovió al pueblo ruso. Se volvió una película llamada Aftermath con una producción de $10.5 millones de dólares, protagonizada por ni más ni menos que Arnold Schwarzenegger.

“Ya estaba familiarizado con la historia. Lo había leído en las noticias y vi varios reportes de televisión. Fue interesante que alguien hiciera un guión basado en esa tragedia, incluso si no es exactamente como ocurrió. Siento que, desde un punto dramático, me dará la oportunidad de hacer una gran interpretación, si me dan el tiempo para hacerlo”.

Arnold Schwarzenegger

EPA

Una trágica historia que no debería repetirse jamás.

Puede interesarte