Por Diego Cid
28 diciembre, 2017

Por favor, que alguien le dé una cerveza a este tipo. Se la ganó.

Es común a estas alturas que la gente cometa uno que otro exceso durante las fiestas de fin de año. O sea, Navidad se caracteriza por una cena familiar y Año nuevo… bueno, algunos beben mucho para despedir el año que pasó y una que otra mala experiencia que pudieron tener en dicho período.

Es por eso que Rhondda Valley, Irlanda, Chloe Woodland le prohibió a su novio, Jamie Stokes, tomar demasiado alcohol. Es más, limitó su consumo a un vaso de cerveza diaria sujeto a una apuesta de más de $130 dólares.

Todo comenzó a principios de diciembre, estando Jamie obligado a cumplir esta apuesta hasta la noche de Navidad.

Facebook/Jamie Stokes

Jamie decidió que la apuesta valía la pena con tal de demostrarle que el “lleva los pantalones en la casa”.

Aunque pronto su desgracia se acabó al encontrar un “vacío legal” en la apuesta que ellos acordaron: nadie especificó el tamaño del vaso.

Facebook/Jamie Stokes

Así que partió a su tienda más cercana y compró un nuevo vaso, uno que le permitiría cumplir la apuesta sin problemas.

Facebook/Jamie Stokes
Facebook/Jamie Stokes

Rápidamente su historia se volvió viral en las redes sociales, con los usuarios sorprendiéndose por el ingenio aplicado para resolver semejante dilema.

Facebook/Jamie Stokes
Facebook/Jamie Stokes

Al final, Jamie terminó admitiendo que le costó bastante terminar de beber de dicho vaso, pero que todo valió la pena.

Puede interesarte