Por Francesca Cassinelli
15 febrero, 2017

Suriya sufrió quemaduras y golpes.

Quiso hacerle un bien, pero terminó cometiendo el peor error. Un hombre de Paquistán, Naza Hussein, estaba preocupado por el estado de salud de su mujer, Suriya, y pensó que llevarla a unos “sanadores religiosos” podría ayudarle a superar sus problemas.

Los sujetos pretendían ser una especie de gurús y decían seguir la religión musulmana, aunque claramente no tenían mucho asidero en ella.

Cuando Naza llegó con su mujer a pedir ayuda a los hombres, en Punjab, los sujetos los convencieron de que ella estaba invadida de demonios y decidieron atarla de los pies a un árbol y luego iniciar una fogata.

Los hombres atizaron el fuego y luego comenzaron a enviar el humo hacia Suriya.

Luego de eso decidieron golpearla con palos.

La mujer comenzó a gritar en agonía y, en ese momento, su esposo decidió que era suficiente.

Naza comenzó a gritar a los hombres, identificados como Amaanullah y Abdul Hameed, para que detuvieran el “exorcismo”. Lamentablemente, fue muy tarde.

Pixabay.

A pesar de que trasladaron rápidamente a Suriya al hospital Dera Ghazi Khan, los médicos la declararon sin vida al llegar.

De acuerdo al Daily Mail, que cita a GeoTV, la justicia utilizará la autopsia de Suriya como medio de prueba durante el juicio de los dos hombres, que serán puestos a disposición de un juez.

Esta noticia nos invita una vez más a tener cuidado cuando nos sometemos a terapias alternativas o que parecen “demasiado buenas para ser verdad”.

¿Qué opinas tú?

Puede interesarte