Por Javiera Irarrázaval
22 diciembre, 2016

«Nunca más me veré como Dios me envió al mundo, nunca más podré ver a esa mujer».

Miles de mujeres en el mundo sufren cada día algún tipo de violencia doméstica. Viven inmersas en un mundo paralelo de extrema crueldad, en donde sus parejas, quienes duermen a su lado cada noche, son quienes hacen que vivan en un infierno cotidiano; Audrey Mabrey era una de ellas, su caso casi termina en un brutal y descabellado femicidio.

En el año 2009, su ex esposo Christopher Hanney con quién tenía 2 hijos, la golpeó en la cabeza con un martillo, la empapó de gasolina y le prendió fuego: resultó con más del 80% del cuerpo quemado y hoy vive para contarlo.

Pero sufrió mucho, el accidente hizo que estuviera en coma durante 6 semanas, y cuando despertó no se reconoció a si misma.

«Cuando me miré al espejo lo que vi como mi reflejo fue a Freddy  Krueger, para ser franca, nunca más me veré como Dios me envió al mundo, nunca más podré ver a esa mujer».

-Audrey Mabrey a WFLA-

Ella es una sobreviviente entre miles que luchan a diario; ella es la inspiración de miles de personas que han tenido que superar grandes obstáculos como este.

A pesar de todo, ella decidió luchar por su vida y fue muy valiente. Hace un tiempo apareció en un programa estadounidense llamado The Doctor,  para mostrar los resultados de una cirugía correctiva que le hicieron para resolver algunas complicaciones físicas que tenía por el ataque de su ex esposo.

Mira los resultados de la operación:

Esta cirugía se llevó a cabo gracias a la organización Face Forward que ayuda a las víctimas de violencia domestica.

Mira un reporte completo del caso de Audrey acá:

¿Qué piensas de esto?

Puede interesarte