Su cerebro estaba apagado y fue inducido al coma.

Benjamin Bray tuvo un terrible accidente en su moto que trajo como consecuencia que su cerebro se «apagara». Los médicos tomaron la decisión de inducirle el coma cuando fue trasladado a un hospital de Londres, Inglaterra. El hombre, de 38 años de edad, estaba realmente grave; prácticamente estaba muerto.

Su familia estaba desesperada y les pidieron a los médicos que no lo desconectaran a la máquina que lo mantenía con vida, a pesar de su alarmante condición.

Ben Bray

Los médicos insistían pero ellos se negaron porque estaban convencidos de que podían darle una segunda oportunidad; eso cambió el curso de la historia. A pesar de que sabían que tenía un severo daño cerebral, tenían esperanza de que Benjamin saliera adelante.

Ben Bray
Ben Bray

Benjamin sufrió graves lesiones cuando su moto y un auto chocaron sobre la carretera.

Todos estaban seguros de que había muerto en el lugar. Cuando los paramédicos llegaron, colocaron tubos en su garganta para ayudarlos a respirar porque su cerebro «no funcionaba».

Ben Bray

Milagrosamente, Benjamin reaccionó favorablemente a las atenciones médicas en el hospital y «revivió» cuando habían perdido casi todas las esperanzas. Estaban sorprendidos de que incluso se encontrara completamente estable.

Ben Bray

Ahora es capaz de respirar y tragar alimentos por sí mismo.

La familia sabe que tienen un largo camino por recorrer en cuanto a rehabilitación, pero están aliviados de que no hayan aceptado desconectarlo de su máquina de soporte vital. Admiten que pensaron que no había nada más por hacer pero tenían fe.

Shutterstock

 

Apenas dos días después de que su familia se negara a desconectarlo, Benjamin comenzó a respirar por sí solo.

Desafortunadamente, el daño cerebral es irreversible, pero sus dos hijos y esposa no pueden comparar con nada terrenal la alegría de tenerlo aún para poder abrazarlo.

Shutterstock

Puede interesarte