Cuando la madre le pidió disculpas y le explicó que el pequeño no podía hablar, la mujer respondió que «No es sorprendente, ni siquiera puede caminar por una tienda».

Las palabras pueden dañar mucho a una persona, por eso cuando estamos enojados es recomendable contar hasta 100 si es necesario antes de hablar, porque es probable que lo que digamos en realidad no lo sintamos y lleguemos a herir profundamente a alguien.

Bien lo sabe Hannah Sewell, que luego de un día de compras tuvo que animar a su hijo mudo luego de que una mujer desconocida lo enfrentara.

Todo sucedió cuando ambos compraban en Aldi, una tienda en Estados Unidos, y Caden, el pequeño, se emocionó demasiado cuando vio su tipo de manzanas favoritas en el carro. Fue tanto, que comenzó a saltar por la tienda.

Facebook @Hannah Sewell

Su comportamiento llamó la atención de otra clienta que probablemente había tenido un muy mal día y quiso enfrentar al pequeño. Pero cuando él la vio, se emocionó aún más pensando que se acercaba a saludar.

«Controla a tu hijo porque los demás estamos intentando comprar» fue lo que dijo la mujer cuando se acercó a Hannah, y luego miró al niño y le preguntó «¿Qué pasa contigo, tu mamá nunca te lleva a ninguna parte?». Como ella esperaba una respuesta y el niño no puede hablar, su madre se lo hizo saber… pero ni siquiera tuvo compasión con aquello y respondió riéndose que «no es sorprendente, ni siquiera puede caminar por una tienda». 

Al ver el rostro deprimido de su hijo, Hannah quiso llevarlo a comer a su restaurante de comida rápida favorito para que pasara el mal rato, sin embargo el pequeño ni siquiera quiso comer.

Facebook @Hannah Sewell

Indignada, cuando llegó a casa escribió una carta pública a la mujer desde su Facebook, haciéndole saber lo mucho que había herido a un pequeño e inocente niño:

Facebook @Hannah Sewell

Para la mujer en Aldi que hizo que mi hijo y yo nos sintiéramos horrible hoy:

Lamento que te molestaras porque mi hijo estaba emocionado por tener una bolsa de sus manzanas favoritas, y que saltara de un lado a otro fuera algo tan molesto que necesitaras pedirme que «controlara a mi hijo porque la gente está tratando de comprar».

Cuando te dije que no podía evitarlo y que estaba emocionado, e incluso me disculpé contigo, decidiste poner los ojos en blanco y dejar de hablar. Y luego hiciste algo que realmente no esperaba…

No estoy seguro si lo notaste cuando te inclinaste, pero Caden se emocionó de nuevo pensando que vendrías a saludarle. Solía ​​tenerle miedo a los extraños. Hemos estado trabajando en eso. Pero en lugar de saludarle, te acercas a su cara y le preguntas: «¿Qué te pasa? ¿Tu mamá nunca te lleva a ninguna parte?».

Luego, dijiste que no te respondió. Cuando te informé que no podía hablar, te reíste y dijiste «No es sorprendente, ni siquiera puede caminar por una tienda» antes de marcharte.

No sé si lo notaste, pero rompiste su corazón y el mío cuando lo hiciste. Dejé todas mis compras y salí de la tienda. Lo llevé a Wendys, su lugar favorito. Pensé que le gustaría comer algunos nuggets de pollo y las rebanadas de manzana que le encantan porque son de diferentes colores y puede alinear los colores en su bandeja. Pero él no se emocionó. Él no sonrió ni saltó. Simplemente se sentó allí con la mirada más triste de su rostro mientras miraba su comida. Espero que estés feliz contigo misma.

Y para su sorpresa, la publicación rápidamente se viralizó y ambos han recibido un montón de mensajes de apoyo e incluso algunos desean en enviarle a Caden sus manzanas y juguetes favoritos.

Después de todo, siempre habrá gente amable en el mundo.

Puede interesarte