«Me siento como si estuviera viendo cómo se quema mi restaurante favorito», contaba el hombre.

Desde niños nos enseñan que hay un momento y un lugar para todo… o sea, que debemos saber ubicarnos según el contexto en el que estemos. Sin embargo, hay muchas personas a las que les cuesta demasiado hacerlo y lo arruinan constantemente.

Al parecer este hombre es uno de ellos… a menos de que los nervios le hayan jugado una mala pasada y lo hayan hecho quedar como un verdadero idiota frente a los médicos y las enfermeras que estuvieron encargados de traer a su hijo al mundo.

Aunque según él… no hizo nada malo.

Pixabay

Sin embargo, de todas formas quiso saber la opinión de otros usuarios desconocidos de internet y publicó la anécdota que lo dejó fuera de la sala de partos el día que nació su hijo.

De acuerdo a su versión, el hombre de 25 años acompañó a su esposa al hospital para que diera a luz a su primer hijo, pero en la sala de partos hizo «algunos comentarios alegres» de los que su esposa se rió, pero «la bruja de la enfermera sin alegría no le encontró gracia» y lo echó de la habitación.

«Con calma traté de apaciguar las cosas y explicarle que no se debía sentir ofendida en nombre de otras personas, pero eso solo lo empeoró«, siguió contando.

Al parecer, lo primero que habría provocado la interrupción de la enfermera fue, según él, cuando su esposa le preguntó cómo se veían las cosas allá abajo, y él respondió «Me siento como si estuviera viendo cómo se quema mi restaurante favorito».

Pixabay

Y aunque notó molesta a la enfermera, él continuó.

Luego de que su hijo naciera, el doctor comenzó a coser a su esposa… y entonces él pensó que era el momento perfecto para otra broma: «¿Te importaría coser un poco más?» le preguntó.

Lo que vino después fue la enfermera pidiéndole que se retirara de la sala de partos, pese a que su mujer se hubiese reído de todo lo que dijo (aunque probablemente fue efecto del gas de anestesia).

ISTOCKPHOTO

Lo cierto es que lejos de encontrar la aprobación de los usuarios, se llevó un montón de críticas por haber actuado así.

«Usted es el imbécil, no solo por los chistes sexistas, también por usar un lenguaje tan misógino para describir a la enfermera. Espero que no le enseñe a su hijo a hablar de esta manera sobre las personas» le escribió un desconocido, mientras que otro fue por la misma línea diciéndole que «Todo su argumento se basa en ‘mi esposa no ve ningún problema’, pero… hay otros tres profesionales que tienen la vida de tu esposa y tu bebé en sus manos. Está siendo un gran idiota al tener un comportamiento así mientras hay personas responsables de dar a luz a su hijo».

Y eso fue lo más «amable» que le dijeron.

Puede interesarte