Por Daniela Morano
9 octubre, 2018

Leo acostumbra a ayudar a su mamá a triturar documentos que deben ser eliminados, pero jamás se les ocurrió que tomaría billetes y los pondría en la basura.

Tener hijos no es tarea fácil, requieren de atención, dinero, amor, y sobre todo, disciplina. Quien no se sienta capaz de traspasarle esos conocimientos a un niño, quizás debería replantearse la idea de traer bebés al mundo. Aunque convengamos en que hay veces en que por más que se intente disciplinarlos, ellos ya vienen con una idea determinada de cómo deben ser o funcionar algunas cosas.

No les importa qué debe ser tomado en serio y qué no, y mucho menos que hay cosas que tienen más valor que otras. Como literalmente el dinero.

Ben y Jackee Belnap de Utah no podían creerlo cuando $1,060 dólares desaparecieron dentro de su casa. No viven más que ellos dos y su hijo Leo, de 2 años, por lo que no podían imaginar quién tomó ese dinero sin llevarse nada más.

Jackee Belnap

Habían estado ahorrando para entradas para ver al equipo de fútbol de la Universidad de Utah, y ya era tiempo de comprarla. El sobre con los mil dólares no estaba en ninguna parte.

“Estoy buscando por toda la casa, en la basura y la escucho gritar ‘lo encontré'”, dijo Ben a KSL-TV. “Me mira y tenía en sus manos la trituradora de papel y me dice, ‘creo que aquí esta el dinero'”.

Jackee Belnap

Leo, como todo niño, estaba jugando mientras sus papás no miraban y no tuvo mejor idea que poner todos los billetes dentro de la trituradora. “Durante unos 5 minutos buscamos adentro, sin hablar. No sabíamos qué hacer y cuando volvimos a hablar nos dijimos ‘bueno, esto será una gran historia para nuestra boda'”.

Jackee Belnap

Y es que no es primera vez que Leo lo hace. “Me ayuda a juntar papel que es basura o documentos de los que tengo que deshacerme. Llamé a una oficina del gobierno la mañana siguiente para pedir ayuda y me dijeron que pusiera todo el dinero en bolsas ziploc y las enviara a Washington, y en uno o dos año lo tendremos de vuelta”, contó Jackee.

Jackee Belnap

Si bien uno a dos años no es lo ideal, al menos lo tendrán de vuelta eventualmente.

Puede interesarte